miércoles, 3 de septiembre de 2008

TIENEN USTEDES UN PROBLEMA


Ayer leía una de las últimas estadísticas referidas a los resultados de nuestros jóvenes en la ESO: el 70% de los alumnos suspende matemáticas en tercer curso.

No voy a entrar en el análisis del porcentaje. Pero si quisiera centrarme en los comentarios que acompañaban a la noticia y que se atribuían a distintos técnicos en la materia:

· No es de extrañar, sólo memorizan

· No son capaces de entender lo que estudian

· Son incapaces de plantearse un problema y menos aún de resolverlo

· No están motivados

Podría continuar, pero no es necesario. Es una vieja cantinela de la que sinceramente estoy ya aburrido. Señores técnicos, perdonen ustedes pero son TDC, es decir tontos del culo si esto es todo lo que tienen que ofrecernos como explicación.

Buscar culpables a una situación no es una actitud demasiado inteligente. Pero puestos, puedo asegurarles que los únicos culpables aquí son ustedes. En todo caso, los muchachos son colaboradores ocasionales.

Muchos antiguos técnicos que abandonamos esta causa quemados hasta las cejas, estamos hartos de escuchar siempre los mismos reproches exculpatorios. Veamos…

Si alguien no está motivado hacia las Matemáticas, la primera pregunta que se me ocurre es si se dedica al menos una semana al comienzo de curso para tratar de justificar POR QUÉ ES INTERESANTE Y ÚTIL ESTUDIAR MATEMÁTICAS. Con toda seguridad, en el 99% de los casos, esa reflexión se omite porque se da por supuesto el interés y la utilidad. Es decir, pedimos a los jóvenes auténticos actos de fe.

Si alguien no es capaz de entender lo que estudia, la primera pregunta que se me ocurre es si quien hace ese reproche es capaz de entender lo que es entender. En caso afirmativo, me reafirmo en lo de TDC. En otras palabras, déjense de monsergas y comiencen a estructurar programas basados en el desarrollo de las capacidades, es decir de las Inteligencias. Dejen de marear la perdiz poli semántica a ver cuál puede el término que sustituya al de competencias. Nuestro cerebro realiza dos grandes operaciones generales: conocer y pensar. El conocer lo tienen ustedes muy controlado. Es lo que vulgarmente llamamos aprendizaje memorístico comprensivo. En el pensar están ustedes ligeramente atascados. Más bien diría que se encuentran en recesión técnica sine die, aprovechando la moda de los términos críticos. En definitiva, cómo quieren que piense alguien que no está acostumbrado a hacerlo en el entorno del aula.

Si alguien no es capaz de plantearse un problema y resolverlo, la primera pregunta que se me ocurre es si quien hace ese reproche tiene clara la diferencia entre problema y rutina, es decir entre estrategia y táctica. Digo esto porque estoy hastiado de ver el término problema en los libros de texto para calificar a una situación claramente rutinaria. Señores técnicos, un problema es una situación cuya solución desconocemos. Esta es una definición universal y que, por otro lado, coincide con los procesos de trabajo que acaban en algo que denominamos INNOVACIÓN. En definitiva, si quieren que alguien aprenda a plantear y resolver problemas, prueben a plantearle problemas y dejar que busque estrategias de resolución. Esto es lo que vulgarmente se denomina aprendizaje por resolución de problemas que, por otro lado, es el entrenamiento básico de toda persona emprendedora e innovadora.

En definitiva: tienen ustedes un problema. Yo diría que un problema auténtico porque encierra una gran oportunidad: cambiar y progresar. Ambos procesos están enraizados en lo más profundo del espíritu innovador por lo que no estaría de más que quienes se dedican a la promoción de la cultura innovadora fijen su atención en una necesidad primaria: EDUCAR.

Vale más que dediquemos una gran parte de los fondos destinados a la Innovación a la Innovación Integral y Estratégica de Sistema Educativo. Y no me refiero a la Universidad sino a las etapas en las que se moldean las inteligencias de las personas: 2 – 16 años. Centrar la atención en el ámbito universitario es hoy por hoy una pérdida de tiempo y dinero. Cuando el primer piso este asentado, podremos comenzar por la planta noble.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una vez más en la diana. Parece increible, pero cierto. La Educación en este estado es una cuestión política.

Mario Dehter dijo...

El sector educativo (institucional) es el factor de mayor resistencia al cambio en toda Iberoamérica. Por eso, Iberoamérica, transita a los golpes de crisis en crisis (cada vez más desastrosas) y los alumnos se aburren o son apáticos para aprender a solucionar sus problemas de hoy, con contenidos y metodologías de enseñanza que se imparten desde hace 40 años o más. Tengamos esperanza: nuevos actores y organizaciones hasta ahora marginados del sistema educativo están provocando una "destrucción creativa" positiva. Tu blog es un ejemplo. Las comunidades virtuales, están facilitando a los más jóvenes a comprender que las vinculaciones son más importantes que los individuos y que el conocimiento cobra sentido cuando ayuda al progreso colectivo.
Un cordial saludo,

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...