miércoles, 27 de abril de 2011

PROTOMARTIRES CIUDADANOS


Ayer, una vez más, tuvimos ocasión de ver un nuevo espectáculo bochornoso, esta vez en el Senado. Pocas son ya las diferencias que separan a una sesión parlamentaria de un reality show, salvo que, en estos últimos, los interfectos se llaman Kevin, Jenny o Tabata y en el Congreso o el Senado se tratan de “señorías” aunque luego saquen la albaceteña a la primera de cambio. Salvo estos pequeños detalles, la bronca es igual de canalla.
Ayer, tan sólo salvo los trapos Javier Rojo, presidente del Senado, hombre tranquilo y buena persona que, pese a todo, harto de tanta sandez de los rinconetes y cortadillos de turno, tuvo que llamar al orden invocando el sentido común y un mínimo de orgullo profesional.
Esta mañana, todavía abochornado, don Javier declaraba en una emisora que, pese a todo, “somos mejores de lo que parecemos”. Puede ser aunque no estoy yo muy seguro a la vista de las pruebas forenses.
Gozamos de una “clase política”, como gustan de decir los propios aludidos, que no progresa adecuadamente y necesita mejorar. De hecho, hoy por hoy, valdría aquello de “quien vale, vale y quien no…” Los motivos son variados y podríamos escribir un tractatus al respecto o, al menos, un sainete por entregas.
Véase, por ejemplo, la complacencia de los distintos “lideres” de los partidos políticos con las astracanadas que protagonizan sus fieles acólitos a diario. De hecho, es como si estos monosabios recurrieran a la bronca y el insulto soez como estrategia para llamar la atención de sus amos y poder así aspirar a alguna comisión, virreinato o cabildo. Parece ser condición irrenunciable la búsqueda del espectáculo desmedido como si de un programilla rosa se tratara.
Véase también la cuidada selección que algunos partidos hacen de sus portavoces, eligiendo a aquellos que ya, desde jóvenes, descollaban por sus habilidades en el retruécano cojitranco y la paráfrasis interminable, aderezado todo ello con miradas de fámulo patizambo perdido en las arcanas troneras del insulto fácil y carnavalero.
Poca solución tiene el entuerto. Se me ocurren algunas alternativas creativas aunque de futuro incierto.
Podríamos conjurarnos, los ciudadanos todos, en el voto en blanco, pero mucho me temo que, al menos, contaríamos con el sufragio efectivo de algún tonto al uso.
Quizás podríamos recurrir al mercado europeo y fichar políticos suecos, alemanes y hasta franceses, como si de personajes balompédicos se tratara. Habría que establecer un ratio racional con el fin de preservar la cantera y, quizás, podría contemplarse la posibilidad de recurrir, in extremis, a algún fichaje de allá por Corea del Norte que, dicen los entendidos, son maestros de la intimidación y el engaño.
Hasta podríamos decretar la creación del carnet por puntos. Otorgaríamos catorce puntos de partida a los lideres, doce a los portavoces, diez a los secretarios, tres a los acólitos y, finalmente, uno a los concejales de urbanismo. Por cada insulto, dos puntos menos. Las falsedades tres puntos y las recalificaciones doce de una tacada. Los “desapuntados” deberían hacer un curso de reafirmación de sus convicciones de dieciocho meses y un día al módico precio de 150,000 napos del ala con derecho a magdalena y café de pota.
No desaconsejaría la posibilidad de hacer una colecta popular para comprar la isla de Perejil y trasladarlos a sus acantilados en amigable camaradería cuartelaría aunque mucho me temo que nuestras relaciones con el trono alauí se verían seriamente afectadas. Aunque, vaya usted a saber, igual se las arreglan para birlar una patera y los tenemos de vuelta en Puerto Banus a la primera de cambio.
En fin, quizás fuéramos nosotros, protomártires ciudadanos, quienes debiéramos exiliarnos más allá de las planicies de Tombuctú, aunque, en un mundo tecnológicamente globalizado, darían con nosotros en tres cuartos de segundo y vuelta a empezar.

7 comentarios:

Katy dijo...

Has dado en clavo que más que una sesión parlamentaria. Todo se contagia y desgraciadamente la vulgaridad y la mala educación se han instalado de lleno en todo los sectores de la sociedad.
Lo de fichar políticos sería estupendo pero creo que no va a poder ser. Ideal la creación del carnet por puntos y expulsión por mala conducta.
Exiliarnos sería la mejor solución y creo que muchos lo están haciendo.
Un abrazo y felicidades por esta mente tan preclara.

MaS dijo...

Como españolitos vulgares y venidos a menos, a un gran número de políticos, senadores, portavoces y todo el séquito que sigue... lo único que les duele es la pasta, así que lo de los puntos... no sé yo.
Lo de exiliarnos me suena a huir o enterrar mi cabeza en la arena. Prefiero seguir señalando la mediocridad con el dedo índice.
Saludos, M.

JLMON dijo...

Hola Katy
Sí, al final nos iríamos todos para las Fidji, por lo menos...
Cuidate

JLMON dijo...

Hola MaS
Ya, pero lo de señalar me resulta un triste consuelo, no?
Cuidate

Josep Julián dijo...

Hola JLMON:
Triste espectáculo el que da a dario nuestra mediocre clase política. Eso del fichaje foráneo tiene su punto y a lo mejor no hay que ir tan lejos ya que la geografía patria está atestada de jubilados suecos, británicos y alemanes entre los que malo será que al menos no encontráramos uan docenita de ex políticos. Yo personalmente me ocuparía de ficahr a Tom Sharpe, el novelista humorístico que vive en la Costa Braba y que esta(ba) enamorado de la calidad de nuestra sanidad. Tanto, que aconsejó a un amigo suyo sudafricano que viniera aquí a operarse de no sé qué. Bueno, bien pensado no sé si sería un buen ejemplo, pero buscando y rebuscando seguro que encontramos.
Un abrazo.

Astrid dijo...

Lo del carné por puntos me gusta, pero para evitar lo que comenta MaS, habría que eliminar la posibilidad de redención, incluyendo inhabilitación para cargos o funciones públicas.

Ay!, ¡qué país el nuestro!

Abrazos

Fernando López Fernández dijo...

Muy bueno José Luis:

Pues a mi me gusta la iniciativa, aunuqe creo que en lugar de exiliarnos nosotros deberían hacerlo ellos. Curriculum para ir a países chapuzas y corruptos tienen.
Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...