miércoles, 11 de enero de 2012

EL VIAJE AL FINAL DE LA NOCHE


Toda revolución implica una transformación radical y profunda del pasado inmediato. Estas transformaciones pueden producirse en uno o varios ámbitos de forma simultánea: económico, político, social, cultural, tecnológico, etc. Cuando la transformación radical con respecto al estado anterior no se produce, hablamos de crisis.

Esta precisión es importante porque estamos utilizando un término adecuado para tipificar la situación económica por la que atravesamos a nivel mundial. Es una crisis en tanto en cuanto no tiene suficiente entidad para producir una transformación total y radical, ni tan siquiera en el ámbito económico general o financiero en particular. Pero sí es cierto que no es una crisis cualquiera. Probablemente sea una de las últimas por las que pase un sistema que nos guste o no se encuentra a punto de desaparecer definitivamente. Hablo, por supuesto, del liberalismo en cualquiera de sus formas y que no debe confundirse, como a menudo ocurre, con el capitalismo.

Los más optimistas, aunque no lo parezca, tienden a buscar puentes entre esta crisis y otras que se sucedieron en el pasado con el deseo inconsciente de asegurarse un retorno a la normalidad a medio plazo. Curiosamente, el Crack de 1929 presenta paralelismos en los ámbitos inmobiliario y financiero que algunos se empeñan en explotar. Pero, ni la burbuja inmobiliaria de Florida, ni la especulación bursátil tienen mayor equivalencia que el descontrol y la avaricia como factores últimos.

No nos encontramos al final de un ciclo, ni tan siquiera de una época. Estamos presenciando el relevo de un modelo estable, uno de los más estables y todopoderosos de los últimos siglos. Un modelo que, como todos los anteriores, ha producido grandes avances y progresos en todos los ámbitos, pero también ha provocado violencia y desigualdad como no podía ser de otra manera. Para que algo ascienda, algo tiene que bajar.

¿Cuál fue el momento de inflexión? Es difícil de contestar a esta pregunta en estos momentos. Quizás en el siglo XXII puedan hacerlo con suficiente perspectiva histórica. Pero indudablemente hay algo que nadie nos podrá negar. Hemos sido, somos y seremos los espectadores y protagonistas de este Cambio.

Es más que probable que dejemos de hablar de máquinas porque la tecnología llegará a un punto de fusión natural con el hombre.

Nuestra relación con el dolor y la muerte no desaparecerá, pero cambiará de una forma inimaginable, arrastrando a los paradigmas éticos y religiosos.

Con toda certeza, Estados Unidos está cerrando su historia como imperio. Pero tan descabellado es pensar que caminamos hacia la multipolaridad, como identificar a China con el nuevo imperio emergente.

Nuestro modelo de relación con el Planeta se verá transformado radicalmente de forma voluntaria o condicionada.

África dejará de ser un problema insuperable de una forma u otra porque están a punto de producirse cambios radicales en su papel y situación.

El ámbito financiero no desaparecerá porque es algo tan consustancial a la actividad humana como respirar, pero nada volverá a ser igual a como lo conocimos, al menos en sus centros de decisión, formas y maneras.

El ámbito político vivirá la multipolaridad lógica a todo vacío de poder reconocido como el que se está produciendo, pero un nuevo modelo acabará por imponerse. Tan sólo es cuestión de tiempo que surja una nueva camada de líderes que puedan y sepan afrontar el reto. Como en todo momento de agonía de un modelo estable, la clase política no está a la altura de las circunstancias. Necesitamos algo más que un mediático Obama o una prima dona como Sharkozy. Pero en el país de los ciegos el tuerto reina aunque se llame Merkel y frunza el ceño.

Demasiadas transformaciones para que hablemos de revolución y menos aún de crisis. Es el fin de un mundo que surgió tímidamente en las últimas décadas del siglo XVIII. Un modelo que parecía no tener nada que ver con todo lo anterior. Pero ha resultado que, como toda realización humana, nació, ha vivido y agoniza.

Queda mucho por hacer, prácticamente todo. Un nuevo modelo se está conformado y lo estamos haciendo nosotros, los mismos que estamos firmando el acta de defunción de un mundo que nos vio nacer y nos educó en sus principios y creencias. Es duro, muy duro, pero de una forma u otra saldremos adelante porque, en lo más profundo de nuestra naturaleza humana, hay tres componentes inalterables:

MIEDO

CURIOSIDAD

OSADÍA

El miedo a lo desconocido, la curiosidad por el futuro y la osadía que impulsa nuestra creatividad, emprendimiento, innovación y, en definitiva, PROGRESO.

Postdata

Nadie como Kubrick ha sabido plasmar en imágenes esta trilogía humana…

El Obelisco…el despertar de la manada…Miedo incontrolado que progresivamente va dejando paso a la curiosidad para acabar desembocando en la osadía.

Buenas noches y buena suerte

http://youtu.be/SnjO_MLWPGU

8 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

¡Cómo me gusta esa peli!
Intuitivamente estoy contigo. Es más, quiero creer que las cosas van por este camino, pero lo fías a tan largo plazo que me da pena ser un mero espectador de una pequeña parte.
Habrá que sacarle el jugo.
Un abrazo.

Katy dijo...

Has hecho de profeta y bastante bien. Como tengo algo de bruja esto que has escrito tan bien lo dije hace 20 años con mis modestos conocimientos pero una buena intuición. Se veía venir.
Está claro que todo tiene un comienzo y un final, menos la idiotez de los humanos que aunque cambiemos de mil modelos siempre acabamos destrozandolo todo, gracias a la osadia y temeridad.
Básicamente estoy contigo pero yo ampliará esos tres puntos, creo que hacen hacen falta unos cuantos más.
Un abrazo

JLMON dijo...

Hola Javier
El plazo es largo y no llegaremos a gozar de la necesaria perspectiva que nos haga conscientes, pero ya es un privilegio vivirlo.
Cuidate
Kubrick siempre es grande!!!

JLMON dijo...

Gracias por el cumplido Katy, pero no creas, no era tan difícil la predicción...
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Como apuntas, es sólo cuestión de tiempo, pero los cambios ahí están. Es curioso, coincido contigo en el fin de la hegemonía de Estados Unidos como Imperio, lo que no tengo tan claro es que no vaya a ssr China o los paises asiáticos quienes conformen ese nuevo Imperio, al menos desde el punto de vista económico. Si te fijas, históricamente los imperios se han configurado de este a oeste, o del sol ncaiente hacia occidente y vuelta a empezar.
Un abrazo

Astrid Moix dijo...

Coincido con Katy en lo de la estupidez humana, pero para eso creo que no hay solución :)
En cualquier caso, sí que creo que estamos en el inicio de algo nuevo, no se si fruto de una crisis o de una evolución tras el agotamiento del modelo anterior. El mundo ha dejado de ser uni o bipolar y definitivamente ya no podemos hablar del dominio de un imperio, por lo menos en términos territoriales. Pero para saber hacia dónde nos llevará esto hace falta cierta perspectiva. Vamos a ver ...

JLMON dijo...

Hola Fernando
Curiosa observación lo del movimiento solar...pues vas a atener razón.
Cuidate

JLMON dijo...

Hola Astrid
Gracias por pasarte, veremos...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...