martes, 21 de mayo de 2013

EL TALENTO DE LA EMPRESA




Es habitual hablar del talento en la empresa, su reclutamiento, gestión y retención, pero rara vez nos referimos al TALENTO DE LA EMPRESA.

No es lo mismo “en” que “de”. La primera preposición denota localización mientras que la segunda nos habla de posesión y pertenencia. En definitiva, no es lo mismo contar con talento en la empresa que poseerlo y, al mismo tiempo, tener un sentido de pertenencia compartido.

Aquellas empresas que localizan talento acostumbran a percibirlo como el conjunto de habilidades y competencias que permiten gestionar los procesos de forma eficiente y eficaz. En otras palabras, realizan una lectura peculiar que conduce a un despilfarro de ese talento en el único y exclusivo cometido de asegurar que las rutinas se cumplan y, como decía el castizo, todo va como la seda. Son organizaciones acostumbradas a la gestión brillante, a menudo confundida con liderazgo. Empresas que entienden el talento como algo circunscrito a quienes deben tomar decisiones o, como mucho, influir en los procesos, pero nunca extendido al conjunto de sus personas porque, al fin y al cabo, para qué se necesita talento en los procesos estrictamente productivos, controlados y reglados o incluso en aquellos procedimientos de gestión y administración que no son otra cosa que simples rutinas. No es por tanto de extrañar que los procesos de selección se caractericen por su total y absoluta arbitrariedad, externalizando aquellos que afectan a puestos de responsabilidad o ejecución compleja y reservando al departamento de RRHH los relacionados con la ejecución rutinaria. En otras palabras, aunque ni lo sepan, ni lo admitan, son fervientes defensores de lo que podríamos calificar de auténtico darwinismo laboral.

Con estos antecedentes, no es de extrañar que estemos hablando de empresas de segunda generación en lo que a su nicho de especialización se refiere. Surgen cuando el escenario de actividad ya se encuentra colonizado y normalizado con lo que su única condición de éxito radica en la eficacia y eficiencia, combinada con índices de calidad contrastados que la convierten en una empresa buena y fiable.

Alguien podría decir y qué más quieres en los tiempos que corren. Ciertamente no es una opción desdeñable que muchos para sí la quisieran si no fuera por el pequeño detalle de que hablamos de organizaciones que publicitan a los cuatro vientos su compromiso con las personas, su talento y su apuesta decidida por la innovación y el emprendimiento convirtiéndolas en zarandajas baratas que apenas ya sólo las creen y comparten sus homónimos en el juego.

Y es que tener talento en la organización está al alcance de cualquiera. Antes se necesitaba caja, reputación o buen hacer, pero ahora no están los tiempos para refinamientos o lo que es lo mismo, estamos asistiendo a la perdida de toda una generación en términos de talento, pero también al encumbramiento de un modelo de empresa basado en la seguridad de la rutina y la tolerancia cero con la asunción de riesgos aunque estos no sean estrictamente financieros y esto último es lo realmente sangrante y dramático en un escenario rebosante de oportunidades y problemas que podrían convertirse en grandes esperanzas.

El talento de la empresa no depende de la persona, sino de la voluntad de las personas en trabajar por un reto común no conseguido que no habla de cifras, ni de riesgos y menos aún de productividad o resultados porque todo ello se da por sobreentendido. Contar con cien personas con talento no es lo mismo que tener una empresa de cien personas alineadas con el talento. Lo primero puede conseguirse con dinero e imagen, lo segundo resulta tremendamente más complejo y necesita de la comunión de múltiples factores como un sólido liderazgo trascendental, una firme creencia en la potencialidad de las personas más allá de las rutinas y obligaciones, un equilibrio emocional maduro y compartido que acabe con viejos clichés y absurdos tabúes , así como una nueva filosofía en los procesos de selección y formación, un cuerpo metodológico común, una red de conocimiento activa y, en definitiva, una firme creencia en NO QUERES TENER A LOS MEJORES, SINO SER LOS MEJORES.

Buenos días, tardes o noches, pero recuerden, el talento ni se compra, ni se vende, tan sólo se hace crecer.

7 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Ni más ni menos. No hay otra.
Un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

Es que la única opción es la segunda. Tener cien personas o las que sean alineadas con el talento es quizá la tarea más compleja y difícil, pero quizás la única vía de excelencia.

Por intentarlo (aunque sea con imperfecciones) que no quede.
Un abrazo

Katy Sánchez dijo...

Genial frase:
"Buenos días, tardes o noches, pero recuerden, el talento ni se compra, ni se vende, tan sólo se hace crecer."
Un abrazo

Jose Luis Montero dijo...

Pues eso Javi!
cuidate

Jose Luis Montero dijo...

Hola Fernando
La perfección es un punto en el vacio, sin más, pero permite marcar la línea.
Cuidate

Jose Luis Montero dijo...

Hola Katy
Gracias, efectivamente, es como un huerto.

Julio Pérez dijo...

Excelente post. Gracias por compartirlo. Salu2!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...