jueves, 27 de noviembre de 2008

DISEÑO MADE IN SPAIN


El arquitecto Juli Capellas acaba de publicar un libro curioso y más que recomendable:MADE IN SPAIN.
El libro recoge los 101 inventos y diseños más representativos.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

FERNÁNDEZ DE LA VEGA & SÁENZ DE SANTAMARIA O EL NUEVO DÚO PIMPINELA


No acostumbro a publicar dos post en el día, pero la sangre se calienta y la mía ha llegado a punto de ebullición contemplando el espectáculo burlesco de la sesión parlamentaria de hoy.
El caso Repsol – Lukoi puede tener su trascendencia, pero es el continente de un contenido que ya roza lo absurdo: la ausencia de profesionalidad, protocolo, mínima educación y dicción elemental de la clase política.
El espectáculo continuo que se vive en el Congreso de los Diputados sobrepasa con creces las tertulias chabacanas de los programas televisivos del cotilleo de las noches de fin de semana. Con toda seguridad, el Corral de la Pacheca merecía más respeto que el espectáculo denigrante con que nos deleitan nuestros políticos cuando tienen a bien acudir a su trabajo. Sin ir más lejos, el espectáculo que nos ofrecen Fernández de la Vega y Sáenz de Santamaría de forma continua, nos recuerda al dúo Pimpinela en versión femenina.
Parece vivirse un campeonato de la frase más hiriente, el comentario más jocoso y la auto pelotería más infame. Todo ello alternado con aplausos controlados, maquetados y ridículos.
Y por si no fuera poco, alguna señoría tiene la desfachatez de recordarnos que esto es lo propio de la democracia y que para muestra las sesiones diarias de la Cámara de los Comunes inglesa. Mire usted, en primer lugar, la democracia no está reñida con la educación, el saber estar y unas competencias comunicativas mínimas. Y, en segundo lugar, los políticos ingleses pueden efectivamente expresar lo que quieran, pero hasta la más zafia de las intervenciones resulta exquisita.
Aunque pueda sonar a chiste, no estaría mal que se iniciará una campaña popular con el fin de iniciar los debates sobre una Ley de Competencias Elementales de un Político. A saber:
• Estudios elementales en competencias comunicativas
• Estudios elementales en dicción
• Estudios Elementales en Historia de España
• Curso acelerado de Protocolo
• Curso acelerado de Educación y Buenas Maneras

ANATOMIA DE UNA CRISIS


Los vendedores nunca tuvieron más tiempo para organizar sus mercancías, los taxistas dormitan en sus coches y hay hasta quien aprovecha para aprender chino en mil palabras. Los restaurantes de diseño y poco más cuentan con los dedos de una mano las comidas que sirven cada día, mientras un camarero boliviano confiesa sus temores a un colega filipino. Los porsche cayenne han desaparecido de las calles y paradas de autobuses escolares como si hubieran decidido emigrar a lugares más tranquilos. Las voces resuenan en los atrios de los aeropuertos de diseño y los aviones viajan livianos de gentes que al parecer ya conocieron el triste y ancho mundo. Las grúas se balancean lentamente al compas de una canción que llega desde un barucho vacio. La vida se detiene lentamente, pero no en todos los lugares. Las oficinas de empleo parecen taquillas de domingo futbolero. Los talleres de a cuatro reviven de sus cenizas para recibir coches cada vez más viejos. Los bazares de a cien se ríen a la cara de las millas de oro. Los comedores sociales reciben a nuevas gentes nunca antes vistas. Los dramas televisivos de las cuatro compiten con el macarra meeting point de las noches de fin de semana. Las imprentas rápidas no dan abasto con sus se vende, oferta, liquidación por cese, desesperación o muerte. Los pueblos de mi padre vuelven a cobrar vida con la vuelta de los pródigos. No todo se detiene.

martes, 25 de noviembre de 2008

EDUCACIÓN YE-YE


EDUCACIÓN YE- YE
Venía escuchando en la radio a la Señora Ministra de Educación bajo el diluvio universal que nos está cayendo encima estos días. Ciertamente no hay nada nuevo bajo el sol, más bien nubes plomizas, granizadas y chaparrones.
Tengo que empezar admitiendo que entiendo perfectamente el papel que debe desempeñar la Señora Ministra ante la opinión pública, aunque una cosa es entender y otra muy distinta comprender. Entiendo los mecanismos de autodefensa intelectual y verbal, pero no acabo de comprender la complacencia salpicada de demagogia de que hacen gala todos los ministros de esta cartera.
Nos dice la Señora Ministra que, pese a todas las críticas que recibe cuando lo afirma, tenemos el mejor sistema educativo. Hace una breve pausa y luego apostilla: en toda la Historia de España.
Esa afirmación no es seria Señora Ministra, roza la demagogia. Tener el mejor sistema educativo de toda la historia del país en los últimos días del 2008 no es un logro, es una obligación por el sueldo que usted y todos los que le han precedido se han embolsado como funcionarios públicos. Por otro lado, seamos sinceros Señora Ministra, mejorar lo pasado en materia de educación en este país no era precisamente una tarea hercúlea. Es como aquello de que nacido un tuerto en el reino de los ciegos, el ministro de información afirmó: hoy vemos mejor que ayer. Y disculpen las personas invidentes por el ejemplo.
Pero no lejos de acabar con la dosis cotidiana de autocomplacencia, la Señora Ministra ha decidido darse hay un subidón. A la pregunta de la locutora: ¿Qué opina de nuestros resultados en Pisa? La Señora Ministra responde: Tenga usted en cuenta de dónde veníamos.
Esto ya me parece una montaña rusa más que un subidón Señora. Le recuerdo aquello de que para entender el pasado hay que partir del futuro. Aunque no sabemos exactamente a qué pasado se refiere porque anda que no han pasado años desde aquello.
El colofón no ha tenido desperdicio ante la respuesta dada a la pregunta final sobre qué necesita la educación en el futuro. Para empezar, la Señora Ministra se ha ido directamente a la ESO, ¡Ay! El subconsciente que malas pasadas te juega. Y para seguir, ya volvemos a lo de siempre: flexibilidad, sistema abierto, dar mayor imagen a la formación profesional…
Y es que no se quieren enterar, ye-ye
Que se trata de educar, ye-ye –ye
Y por mucho que insistan en burocracia
El asunto es comportarse con audacia
Porque este es un país ye-ye

lunes, 24 de noviembre de 2008

LOS GENERALES BANANEROS


Los agoreros nunca han sido santos de mi devoción. Entre otras cosas porque soy de los que defienden a ultranza aquello de que el futuro no se predice, se construye. Pero el caso es que ayer revisando antiguos post de un blog difunto, me encontré con uno que escribí hace un año exactamente. Pasmado quede de mi clarividencia, hasta el punto de que quizás me dedique a echar cartas, huesos, garbanzos de Palencia y alubias de Tolosa para ganarme la vida con reposo y más slow que dicen ahora.
En fin, es una desgracia, pero lo que escribí hace doce meses es, si cabe, más cierto hoy. Y para prueba, reproduzco el viejo post.
QUE INVENTEN ELLOS
El ejercito de las empresas cuenta con un exagerado número de generales y alta oficialidad en España.
Los soldados profesionales – con contrato indefinido – y los de reemplazo – contratos precarios – suman una cifra nada desdeñable pero que no se corresponde con la oficialidad dispuesta a ejercer mando de plaza.
Mientras el escenario se mantiene estable, es decir se viven “tiempos de paz”, la situación resulta llevadera. Las rutinas diarias, perfectamente protocolizadas, permiten vivir sin sobresaltos y hasta permitirse pequeños vicios como el que pude contemplar hace algunas semanas en el punto de control de una gran corporación energética cuando el agente de seguridad me proporcionó la tarjeta de acceso mientras pulsaba pausa en el juego de estrategia que exhibía la pantalla de su monitor.
Quizás hemos disfrutado de un excesivo periodo de paz que puede conducirnos a una situación comprometida a poco que el escenario global sufra modificaciones. Una paz que ha traído confianza y autocomplacencia al generalato empresarial, hasta el punto de que su grado de tolerancia al riesgo sea casi igual a cero. Incluso cuando estos profesionales reciben ofertas, una de las primeras cosas que se pone encima de la mesa de negociación es la condición de preservar su antigüedad y beneficios sociales. Cambiar sí, pero sin asumir riesgos.
La situación se torna alarmante cuando tan sólo estamos hablando de “riesgo” y no llegamos a plantearnos la posibilidad de asumir un cierto grado de “incertidumbre”.
¿Qué diferencia a ambos conceptos?
Frank Knight, el economista – filosofo (economist as philosopher, not economist as scientist, J.Buchanan), la describió acertadamente en su mejor ensayo Risk, Uncertainty and Profit (Riesgo, Incertidumbre y Beneficio).
El Riesgo es un factor aleatorio con probabilidades conocidas o al menos predictibles.
La Incertidumbre es un factor aleatorio con probabilidades desconocidas.
La empresa y sus directivos viven en situación constante de riesgo aunque ellos no lo tiendan a catalogar así. Su misión es asegurar las rentas de los factores productivos soportando el riesgo de la actividad económica de la empresa. El objetivo final es el beneficio, entendido como recompensa al riesgo asumido. Es un juego con ciertas connotaciones peligrosas, los generales conocen el precio cierto de sus factores productivos, pero deben establecer previsiones sobre la demanda, tanto en su cantidad como en su precio. Es el conocido binomio costes ciertos – ingresos inciertos. Pero, en cualquier caso, es un riesgo asumible cuando no obligado por estrictas razones de supervivencia.
En tiempos de paz se asumen riesgos, inciertos pero controlados.
El problema surge cuando la estabilidad parece acabar y las predicciones a corto plazo no son tan seguras. Es entonces cuando la Incertidumbre sustituye al Riesgo. Y es entonces también cuando los generales intentan conseguir los mismos resultados bajo el mismo riesgo, pero evidentemente esto ya no tiende a funcionar. La situación ha cambiado y ya se sabe: si haces lo de siempre, llegarás a donde siempre.
Ante la Incertidumbre sólo es posible una respuesta: cambio o como se le llama últimamente INNOVACIÓN.
En este país hemos pasado de la gran fiebre de la Calidad a la gran pandemia de la Innovación. Pero ha sido un mero cambio conceptual. Los hábitos continúan siendo los mismos: gerencia, corto plazo, seguridad, riesgos mínimos y asumibles.
En conclusión, llamamos Innovación a todo un catálogo de curiosas actuaciones:
• Mejoras sobre procesos o modelos de negocio que no impliquen alto riesgo, pero que produzcan rentabilidad, cuando menos de imagen.
• Despliegue de tecnología estandarizada y a ser posible subvencionada por las administraciones públicas.
• Desarrollo de ayudas a las pymes que acaban por convertirse en un plan prever para actualizar el parque ofimático.
• Creación de certificaciones a la manera de la Calidad que arañan la superficie de la Innovación, pero no acometen el proceso operativo de la misma.
• Tímidos acercamientos a procesos de innovación incremental renunciando a los de carácter radical o como mucho esperando la oportunidad de un “me too”.
Podría continuar de forma indefinida con la descripción del catálogo, pero no tiene demasiado sentido ser agresivo en la denuncia de una situación que está a punto de pasar su factura.
Por encima de los rumores y optimistas mal informados, parece haber una cosa cierta: se acercan tiempos de incertidumbre. Podemos llamarlo progresiva desaceleración, cambio de ciclo, ligera modificación de expectativas, reajustes estructurales o como quiera que se nos ocurra, pero lo cierto es que se aproxima un momento de incertidumbre que no quiere decir necesariamente un tiempo de crisis y recesión.
La incertidumbre, como afirmaba Knight, es un factor aleatorio con probabilidades desconocidas, es decir un PROBLEMA en toda regla ya que denominamos así a aquellas situaciones cuya solución desconocemos. En consecuencia, los hábitos y rutinas que practicamos no van a ser la solución a estos problemas: si hacemos lo de siempre, llegaremos donde siempre.
El terrorismo vasco, la cuestión vasca, como quiera que la llamen unos y otros no ha sido ni es un PROBLEMA, sino más bien una MOLESTIA. Es una situación enquistada sobre la se practica el mismo rito operativo desde hace ya cuarenta años. Es una situación que exige innovación en términos de nuevas formas y maneras, sólo entonces podrá tener la consideración de problema.
Pero volviendo a la esfera económica, la situación que se avecina puede ser similar. Si insistimos en aferrarnos a los modos y maneras que nos han proporcionado prosperidad en las últimas décadas, estaremos cometiendo el error de valorar la situación como MOLESTIA que habrá que soportar hasta que el temporal amaine.
Es el momento de convertirnos en innovadores más allá de los conceptos y las modas, el momento de hacer cierta la teoría del “espíritu emprendedor” de Schumpeter que no es otra cosa que pararse a analizar, generar el escenario, producir la invención y desarrollar la innovación que habrá de generar valor.
El generalato tiene que pasar de las tácticas rutinarias de las maniobras a la generación de estrategias características de los líderes y no pueden contentarse con perfiles de líder transaccional que no son otra cosa que gerencias disfrazadas de welfare state, ni anclarse en un liderazgo transformacional que inspire a la soldadesca. Son necesarios líderes emprendedores que arrastren y asuman la incertidumbre como una oportunidad y nunca como una amenaza, líderes que compartan su liderazgo.
Si el generalato no reacciona puede acabar encontrándose con un inesperado Annual en el peor de los casos o bien conformarse con el ostracismo y verse relegado una vez más a comparsa de los auténticos innovadores.
Como diría Ortega: ¡Que inventen ellos!

sábado, 22 de noviembre de 2008

LA BARRA TAMBIÉN EXISTE


La "barra lateral" también existe. Yo intento hacerla algo más atractiva de vez en cuando. La pasada semana inicie una sesión que denomino "la innovación en imagenes" dedicada a las pequeñas grandes innovaciones de las que apenas nos acordamos. Hoy inicio otra sección en la barra: la creapublicidad. Como su nombre indica, está dedicada a esos grandes genios de la creatividad que son los publicitarios.

viernes, 21 de noviembre de 2008

ECODISEÑO



Quedarte sin batería en el móvil siempre es molesto, pero si te ocurre sin un enchufe a diez kilometros a la redonda puede ser dramático para algunos.
Aquí tenemos una solución rudimentaria, pero ingeniosa y ecológica.
Un poco de ejercicio y listo. Una buena solución para los domingos de monte o los fines de semana lejos del mundanal mundo.
Aquí puedes encontrar más información

jueves, 20 de noviembre de 2008

EL SECUESTRO DEL MUNDO


Todas las alarmas se han disparado los últimos días ante el repunte de las incursiones de los piratas somalíes a los que algunos denominan modernos, pero la verdad es que por la pinta más bien parecen segundones desheredados de la Berbería.
Pero hoy no quiero hablar del Cuerno de África, sino de otros piratas de la Hermandad que increíblemente pasan más desapercibidos. Me refiero a aquellos que tienen sus guaridas en la Costa Este de Estados Unidos y que cometen toda serie de tropelías con total impunidad y, en ocasiones, con patente de corso por lo que quizás fuera más razonable denominarlos corsarios.
Estos sí que son modernos en el pleno sentido de la palabra, incluso me atrevería a decir que son híper – cools. Secuestrar un súper petrolero tiene su intríngulis, pero es un auténtico juego de niños frente a la magnitud de las acciones corsarias norteamericanas. Y es que en el Imperio o haces las cosas a lo grande o te tildan de comunista. Y su última acción no desmerece. Puestos a ello, acaban de secuestrar a la economía mundial con todo descaro, solvencia y ejemplo de compañerismo, característico de la Hermandad, al unirse corsarios de distintas familias para conseguir su empeño.
Pero el modernismo de sus tácticas no acaba ahí. Incluso se permiten la arrogancia de exigir el rescate en persona. Nada de mensajes cutres con recortes de periódico y menos aún llamaditas telefónicas. Directamente a las altas instancias y en persona. Incluso algunos de ellos, como es el caso de los jefes de la partida corsaria del motor, se presentan en jets privados de a uno por barba para presentar sus exigencias a la nación soberana norteamericana. Y a Gary Ackerman, congresista demócrata, le puede hacer mucha gracia, pero maldita la que le hace a los curritos de Detroit.
Ciertamente estamos perdiendo nuestra buena educación. Ya ni sabemos definir las cosas con propiedad. Confundimos a analfabetos y analfabetas con tinte rubiales de tintorería del tres al cuarto con héroes mediáticos. Montamos la Verbena de la Paloma por una placa de homenaje como si no hubiera otra cosa en la que ocuparse que no preocuparse. El presidente de la principal compañía de telecomunicaciones española afirmó ayer que no habrá crisis, ni depresión, ni nada en Iberoamérica y se quedo tan ancho. Ciertamente estamos perdiendo los papeles. Llamamos crisis a un secuestro a mano armada, mendigar ayudas a exigir rescates y calificamos de damnificados a profesionales del chantaje y la extorsión.
Como les decía al principio, es grave lo que ocurre en el Cuerno de África, pero ciertamente es más escandaloso el espectáculo inmoral que tenemos en el comedor de nuestras casas, Calle del Capitalismo 2008, 5º izquierda.
POSDATA
Algunos amigos me han llamado estos días con cierta sorna para comentarme que Paul Krugman me ha plagiado un post que publique hace una semana bajo el título de Franklin Delano Obama. Tengo que decir que agradezco las llamadas y la sorna que siempre es signo de optimismo y salud. Pero dudo que Mr. Krugman haya hecho tal cosa. Y para ello argumento distintas razones:
1. Este es un blog bastante frecuentado a la vista de las estadísticas. Desconozco el perfil de los visitantes aunque conozco a algunos de ellos y ha llegado a mis oídos que es leído con cierta asiduidad por personajes de entidad públicos y privados. Pero dudo mucho que, entre mis lectores norteamericanos, se cuente Mr. Krugman.
2. Dudo de la existencia de un plagio y más bien me inclino por el sentido común. Es decir, era evidente la analogía para cualquier ciudadano de pro.
3. Finalmente y en el caso extremo de que tal plagio se hubiera producido, debo aconsejar a El País que se ponga en contacto conmigo para acordar una colaboración, razonable por supuesto, que le puede hacer ahorrar unas perrillas, perdón, céntimos de euro.
En definitiva, que Santa Rita le conserve a Mr. Krugman la agudeza analógica por muchos años.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

LA ANALOGIA NESPRESSO


La función analógica – establecer nexos de relación – diferencia – es una de las tácticas más habituales de nuestro cerebro para defenderse de intrusiones de objetos o fenómenos desconocidos. En consecuencia, es una de las tácticas básicas de aprendizaje por inducción. Pero también es una de las herramientas más eficaces en procesos de creatividad – innovación.
Enric Bernat inauguró su primera empresa confitera en 1950, una vez cumplido su servicio militar. Pero no fue hasta siete años más tarde que activó su función analógica para dar respuesta a unos dos fenómenos observados:
1. Los mayores consumidores de caramelos eran los niños
2. Acostumbraban a sacarse el caramelo de la boca con las manos para enojo de sus padres
El resultado de la función analógica es sobradamente conocido: CHUPA CHUPS, el primer caramelo con palo y con envoltorio de lujo diseñado por Salvador Dalí.
Este es un ejemplo de los miles que podemos encontrar. Innovación por combinación o, en otras ocasiones, direccionamiento de una innovación hacia otro nicho de mercado. Pero, en consecuencia, efecto innovador en dicho espacio.
Un ejemplo reciente de esta última variante la tenemos en el exitoso negocio de NESPRESSO que no es otra cosa que clonar un modelo de negocio en otro ámbito. El modelo clonado no es otro que el de los consumibles informáticos. Cambiemos los cartuchos de impresora por cubos de café y tendremos la oportunidad en marcha. El negocio no está en las máquinas como tampoco lo está en las impresoras, ambas mantienen unos márgenes razonables de acceso para el consumidor. La oportunidad de negocio está en el enganche posterior a los consumibles.
Busquen relaciones y diferencias, es una buena táctica.

martes, 18 de noviembre de 2008

LA SUPERVIVENCIA DEL CAPITALISMO


Se habla mucho de John Maynard Keynes en los últimos tiempos al igual que se ha recordado con cierta añoranza la reunión de Bretton Woods en 1944. Pero casi nadie ha hecho referencia a una frase rotunda de Keynes en relación con el capitalismo:
El capitalismo es la idea inverosímil de que los hombres más malvados haciendo las cosas más malvadas lograrán lo mejor para todos.
Esta idea tan inverosímil ha sobrevivido a ideologías, guerras, cataclismos financieros y todo tipo de desgracias a lo largo de los últimos tres siglos. La clave de esta supervivencia es su alta capacidad de adaptación, fruto de la ausencia de bases fundacionales sobre las que sustentarse que le han permitido ir modificando sus comportamientos según las necesidades de cada momento. Y es que no debemos olvidar que hablar, como se ha hecho con profusión en los últimos meses, de refundación del capitalismo no tiene sentido alguno porque jamás ha llegado a fundarse.
El capitalismo como pauta de actuación económica comenzó su progresión como fruto de una adaptación a grandes cambios estructurales y en ello sigue tres siglos después. Esta es quizás su mayor virtud. Desde que Herr Marx y Herr Engels anunciaran que un fantasma recorría Europa segando las cabezas de los despiadados empresarios capitalistas se han sucedido multitud de revoluciones, guerras, trasmutaciones geoestratégicas, deflaciones arrasadoras, maremotos financieros, quiebras medioambientales, horrores morales y no sé cuántas cosas más. Pero ahí sigue tan firme y segura como la columna de Nelson porque lo suyo no es defender unos principios, sino modificar los escenarios de actuación según el acto que se represente.
Si en algo tenía razón Herr Marx, esto era la posición dominante de las estructuras económicas en el universo humano: El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se eleva un edificio [Uberbau] jurídico y político y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material determina [bedingen] el proceso de la vida social, política y espiritual en general.
En fin, el capitalismo no se refunda, se adapta a las circunstancias y esta vez no va a ser menos. Quienes al final deciden no son quienes hasta entonces no lo han hecho.
Tan sólo nos queda una esperanza en este nuevo proceso de adaptación, la misma con la que Herr Marx cerraba su Prologo a la Contribución de la Economía Política:
Qui si convien lasciare ogni sospetto
Ogni viltá convien che qui sia morta
“Abandónese aquí todo recelo
Mátese aquí cualquier vileza”.
(Dante).

lunes, 17 de noviembre de 2008

¿INNOVARÁN?


¿Innovarán nuestros hijos?
La respuesta es evidente: Sin duda.
Pero quizás la cuestión no está bien planteada. Hasta un escuálido pastor del Chad, asediado por la hambruna y la violencia indiscriminada, podría hacerse la misma pregunta y contestar en el mismo sentido.
La Innovación es consustancial al instinto de supervivencia, pero existe un abismo entre buscar el cambio por necesidad irremediable o hacerlo por convicción y con habilidad.
En consecuencia, la pregunta debiera formularse en estos términos: ¿Innovarán nuestros hijos por convicción y con competencia?
La respuesta ya no resulta tan evidente: Quizás, pero hoy por hoy es difícil asegurarlo.
Este pesimismo no deriva de un optimismo mal informado, sino de la observación de la realidad dominante. Innovar es algo consustancial a la naturaleza humana, pero exige una educación emocional y el desarrollo de competencias específicas en el campo de la resolución de problemas. Ambas cosas deben estar presentes, cuando no presidir, la planificación y ejecución del sistema educativo de un país.
Hoy por hoy, el sistema educativo español se caracteriza por la complacencia y un marco operativo aparentemente evolucionado, pero que esconde todos los vicios y defectos que han acompañado a la institución desde hace dos siglos. Ni existe percepción real del papel que deben desempeñar las generaciones futuras en la gestión del cambio, ni hay voluntad de introducir un plan de acción para la educación emocional y operativa que ello exige.
Esta situación choca frontalmente con la actitud pública de la clase política en lo que al papel de la Innovación se refiere. Y no sólo actitud, sino inversión, cuando no despilfarro mediático en proclamar la necesidad y vocación innovadora del país. Pero esto es algo que no debe sorprender, ni escandalizar. El político es un creyente fundamentalista del corto plazo. Los votos, las bases del partido, los barones, condes y duques, la historia y, en muchas ocasiones, la ceguera provocada por la ausencia de profesionalidad, le empujan al efecto que se convierte en su principal defecto.
Es dudoso que un país que asiste atónito al espectáculo de la educación para la ciudadanía, pueda confiar en el buen juicio de la clase política encargada, no de diseñar, sino de impulsar y designar a los mejores que necesariamente no son los de siempre con el fin de iniciar una profunda reforma educativa basada en el largo plazo y el futuro.
Hasta entonces, nos conformaremos con que nuestros hijos innoven por necesidad y supervivencia.
Y no, acostumbro a ser un optimista mal informado, no me lo achaquen a la desinformación.

sábado, 15 de noviembre de 2008

A MAYNARD


Entre cafelito y cafelito
El retrato de Maynard ligeramente escorado
Esta vez tampoco podrá ser
Quizás cuando Europa despierte
Los viejos truhanes desistan
Y el muro ya no resista

viernes, 14 de noviembre de 2008

MOLO MOLA




Como todos los viernes, toca diseño y esta vez ME MOLA MOLO.
Stephanie Forsythe y Todd Mac Allen, arquitectos canadienses, desarrollan su trabajo en Vancouver y resulta más que recomendable visitar virtualmente su studio. Sobre todo, no hay que perderse su Softwall, su solución para generar espacios a partir del papel y el cartón basándose en técnicas tradicionales chinas.

jueves, 13 de noviembre de 2008

LOS AMOS DEL MUNDO


Mi amigo Pello me ha mandado un artículo de Arturo Pérez - Reverte, tan bueno como todo lo que escribe, pero con la particularidad de fue escrito hace diez años aunque parezca que lo hizó ayer. Y es que, mientras los economistas son buenos analistas del pasado, los escritores construyen futuro para interpretar el presente.

LOS AMOS DEL MUNDO
Arturo Pérez-Reverte
(Artículo del escritor español Arturo Pérez-Reverte, publicado en 'El
Semanal' el 15 de noviembre de 1998)
Usted no lo sabe, pero depende de ellos. Usted no los conoce ni se los cruzará
en su vida, pero esos hijos de la gran puta tienen en las manos, en la agenda
electrónica, en la tecla antro del computador, su futuro y el de sus hijos.
Usted no sabe qué cara tienen, pero son ellos quienes lo van a mandar al paro
en nombre de un tres punto siete, o un índice de probabilidad del cero coma
cero cuatro.
Usted no tiene nada que ver con esos fulanos porque es empleado de una
ferretería o cajera de Pryca, y ellos estudiaron en Harvard e hicieron un máster
en Tokio, o al revés, van por las mañanas a la Bolsa de Madrid o a la de Wall
Street, y dicen en inglés cosas como long-term capital management, y hablan
de fondos de alto riesgo, de acuerdos multilaterales de inversión y de
neoliberalismo económico salvaje, como quien comenta el partido del domingo.
Usted no los conoce ni en pintura, pero esos conductores suicidas que circulan
a doscientos por hora en un furgón cargado de dinero van a atropellarlo el día
menos pensado, y ni siquiera le quedará el consuelo de ir en la silla de ruedas
con una recortada a volarles los huevos, porque no tienen rostro público, pese
a ser reputados analistas, tiburones de las finanzas, prestigiosos expertos en el
dinero de otros. Tan expertos que siempre terminan por hacerlo suyo. Porque
siempre ganan ellos, cuando ganan; y nunca pierden ellos, cuando pierden.
No crean riqueza, sino que especulan. Lanzan al mundo combinaciones
fastuosas de economía financiera que nada tienen que ver con la economía
productiva. Alzan castillos de naipes y los garantizan con espejismos y con
humo, y los poderosos de la Tierra pierden el culo por darles coba y subirse al
carro.
Esto no puede fallar, dicen. Aquí nadie va a perder. El riesgo es mínimo. Los
avalan premios Nóbel de Economía, periodistas financieros de prestigio, grupos
internacionales con siglas de reconocida solvencia.
Y entonces el presidente del banco transeuropeo tal, y el presidente de la unión
de bancos helvéticos, y el capitoste del banco latinoamericano, y el consorcio
euroasiático, y la madre que los parió a todos, se embarcan con alegría en la
aventura, meten viruta por un tubo, y luego se sientan a esperar ese pelotazo
que los va a forrar aún más a todos ellos y a sus representados.
Y en cuanto sale bien la primera operación ya están arriesgando más en la
segunda, que el chollo es el chollo, e intereses de un tropecientos por ciento no
se encuentran todos los días. Y aunque ese espejismo especulador nada tiene
que ver con la economía real, con la vida de cada día de la gente en la calle,
todo es euforia, y palmaditas en la espalda, y hasta entidades bancarias
oficiales comprometen sus reservas de divisas. Y esto, señores, es Jauja.
Y de pronto resulta que no. De pronto resulta que el invento tenía sus fallos, y
que lo de alto riesgo no era una frase sino exactamente eso: alto riesgo de
verdad.
Y entonces todo el tinglado se va a tomar por el saco. Y esos fondos
especiales, peligrosos, que cada vez tienen más peso en la economía mundial,
muestran su lado negro. Y entonces, ¡oh, prodigio!, mientras que los beneficios
eran para los tiburones que controlaban el cotarro y para los que especulaban
con dinero de otros, resulta que las pérdidas, no.
Las pérdidas, el mordisco financiero, el pago de los errores de esos pijolandios
que juegan con la economía internacional como si jugaran al Monopoly, recaen
directamente sobre las espaldas de todos nosotros.
Entonces resulta que mientras el beneficio era privado, los errores son
colectivos, y las pérdidas hay que socializarlas, acudiendo con medidas de
emergencia y con fondos de salvación para evitar efectos dominó y chichis de
la Bernarda.. Y esa solidaridad, imprescindible para salvar la estabilidad
mundial, la paga con su pellejo, con sus ahorros, y a veces con su puesto de
trabajo, Mariano Pérez Sánchez, de profesión empleado de comercio, y los
millones de infelices Marianos que a lo largo y ancho del mundo se levantan
cada día a las seis de la mañana para ganarse la vida.
Eso es lo que viene, me temo. Nadie perdonará un duro de la deuda externa de
países pobres, pero nunca faltarán fondos para tapar agujeros de
especuladores y canallas que juegan a la ruleta rusa en cabeza ajena.
Así que podemos ir amarrándonos los machos. Ése es el panorama que los
amos de la economía mundial nos deparan, con el cuento de tanto
neoliberalismo económico y tanta mierda, de tanta especulación y de tanta
poca vergüenza.
IMAGEN PAVEL KAPLUN

miércoles, 12 de noviembre de 2008

QUIERO SER ARDILLA


Cuando llegan malos tiempos, siempre hay alguien que se acuerda de Samaniego y nos ilustra con las virtudes de la hormiguita y el desenfreno sinsentido de la cigarra.
Yo, por el contrario, prefiero no ser ni hormiga, ni cigarra.
Está claro que la cigarra no es un ejemplo de buen gobierno económico aunque siempre hay que considerar aquello de que me quiten lo bailao. Pero la hormiguita tampoco pasa por ser un paradigma. De hecho, su actitud deja bastante que desear desde el punto de vista estratégico. Siempre bajo la misma previsión y ejecutando la misma rutina, nieve, granice o haga un sol de justicia. Es un personaje lineal, claramente conservador, ultraconservador diría yo. Un personaje que se guía por un método determinístico y cuantitativo y que muestra una actitud pasiva y complaciente ante el futuro.
Está bien esto de trabajar de sol a sol, ser previsor y ahorrador. Pero con esto del cambio climático, puede ocurrir de todo. Desde que haga una calo chicharrera en pleno mes de enero, hasta que veamos florecer los campos en Febrero. La cigarra es un auténtico desastre a lo Paris Hilton. Pero la hormiguita insiste en aquello de que el presente explica el futuro.
España ha sido tradicionalmente el paraíso de las cigarras, algunas hormigas se concentraban en los valles y brañas brumosas, pero poca cosa. Pero lo peor de todo es que las cigarras eran además moralizantes y ensalzaban las virtudes del trabajo y el ahorro, la familia y la tierra. Hace unas décadas, llegaron nuevos especímenes de cigarras que nos mostraron las ventajas de la especulación, el network pelotero y el populismo barriobajero. De la noche a la mañana, surgieron cigarras pretenciosas, más bien horteras y reventadas, pero que cantaban sin parar aquello de siempre luce el sol en nuestros corazones. Y hasta las hormiguitas más conservadoras decidieron invertir sus ahorros en un apartamentito, un segundo cochecito, vestimentas de oropel y hasta se lanzaron a conocer el ancho y lejano mundo. Pero, un día comenzaron a llover piedras.
No, la verdad es que no quiero ser cigarra, pero menos aun hormiga. Prefiero ser ardilla. Y es que la ardilla trabaja y disfruta, pero sobre todo explica el pasado a partir del futuro. La ardilla es curiosa por naturaleza aunque le acompaña la suficiente dosis de miedo que evita las aventuras caprichosas, pero también cuenta con la suficiente osadía como para vencer la incertidumbre cuando la situación lo exige.
Sí, definitivamente quiero ser ardilla aunque últimamente cada vez hay menos arboles que explorar, pero sí los suficientes como para poder descubrir nuevos horizontes.

martes, 11 de noviembre de 2008

SOLUCIÓN AL ENIGMA


Gracias a todos los que habeis sugerido la solución al enigma. Y ciertamente mis visitantes dan la talla.
El autor de tan innovadora frase no era otro que el bueno de ARISTOTELES que la escribió alla por el s. IV a.c.
No es que la frase tenga nada de particular, pero es curiosa por el quién y el cuándo.
La Innovación no es una moda, no ha venido para quedarse, no es la solución final, no es el nuevo paradigma. No, no, no...
La Innovación siempre ha estado ahí quizás algunos no han sabido observar y se han dedicado sólo a ver, sin llegar tan quisiera a mirar.
Por cierto, EAG conoce bien a Aristóteles, no se escapa una.
Buena Suerte

lunes, 10 de noviembre de 2008

ENIGMA


Propongo un enigma a los lectores del Viajero...

La nuestra es la generación del cambio constante, de la caída de los sistemas, de la volatilidad de las estructuras y el caos como expresión externa de las transformaciones. También de la imaginación y las realizaciones consideradas imposibles. Nunca se había inventado tanto en tan poco tiempo.

¿Quien es el autor de estas palabras?

(imagen de Pavel Kaplun)

PROSPECTIVA O PLANIFICACIÓN?


El otro día en el turno de preguntas de una charla, alguien me hizo una pregunta que rara vez se hace, pero creo que considero importante:
¿Cuál es la diferencia entre Planificación y Prospectiva?
La mejor forma de responder a esta cuestión es hablar de la diferencia entre lo POSIBLE y lo PROBABLE que, aunque en lenguaje coloquial pueda parecer lo mismo, encierran claros matices distintivos.
Con el fin de no entrar en polémica, lo acertado en estos casos es dirigirse a algo tan ubicuo como el Diccionario de la Real Academia el cual nos dice que POSIBLE es aquello que puede ser o suceder, mientras que PROBABLE es aquello que hay buenas razones para creer que se verificará o sucederá.
Cuando hablamos de POSIBLES nos sumergimos en aguas de Prospectiva, entendida esta como análisis de futuro, es decir tiempo al cual no hemos llegado todavía, según la RAE.
Por el contrario, cuando hablamos de PROBABLES, hablamos de pronósticos, es decir de Forecasting. Estos últimos se caracterizan por su pragmatismo en el análisis a partir de leyes matemáticas de probabilidad.
Si continuáramos profundizando en las diferencias, habría que destacar que, hoy en día, las diferencias significativas se centran en una serie de características propias de la Prospective:
1. La realidad puede ser analizada desde una complejidad que choca con la linealidad del forecasting.
2. La prospectiva gestiona la Incertidumbre que una visión compleja de la realidad genera.
3. Existen muchos tipos de futuro.
4. Le future ne se prévoit pas, il se construit que decía sabiamente Maurice Blondel y que podríamos traducir como el futuro se construye, no se predice.
A estas alturas, la pregunta más evidente es: ¿Prospectiva o Forecasting al estilo Delphi?
No se trata de uno u otro. Ambos son perfectamente complementarios. Pero, si hablamos en términos estrictamente de Innovación Estratégica, yo diría que la Prospectiva es de lejos el enfoque operativo adecuado.
Para aquellos que quieran profundizar más en el tema, les recomiendo una lectura imprescindible:
• DE JOUVENEL, Hugues. Invitation à la Prospective, Editions Futuribles, París, 2005

sábado, 8 de noviembre de 2008

TAKE OFF


Hace ya casi un año, escribía las siguientes líneas en el blog Ynnovate. Desgraciadamente, ya henos despegado.

La incertidumbre genera miedo

El miedo paraliza

Paraliza la inversión

Minimiza la producción

Destruye empleo

Desaparece la generación de valor

Se estanca el consumo

Paraliza la inversión

Minimiza la producción

Destruye el empleo

Desaparece la generación de valor

Se estanca el consumo

Alguien lo llamó el Ciclo Infernal

¡Átense los cinturones: despegamos!

jueves, 6 de noviembre de 2008

THEO JANSEN EL ESPÍRITU INQUIETO

Siempre me han impresionado los aparatos visionarios de Jansen.

CONOCER Y PENSAR


Indudablemente, existen multitud de definiciones en torno a lo qué es un sistema educativo, algunas brillantes, otras ocurrentes, muchas opacas y hasta unas cuantas retrogradas. Desde el punto de vista de la Creatividad y la Innovación, podríamos decir que LA ESCUELA ES EL LUGAR DONDE SE INTENTA ENSEÑAR EL MAYOR NÚMERO POSIBLE DE MODELOS ESTABLES EN EL MENOR TIEMPO POSIBLE.
Entiendo por escuela no solamente la pequeña casita de pueblo, sino también los colegios, institutos, facultades, escuelas de negocio, etc. En ellas se enseñan diariamente modelos de todo tipo: matemáticos, religiosos, lingüísticos, científicos, plásticos, económicos, productivos, filosóficos y hasta amorosos.
Es igual que hablemos de una madraza en Pakistán, un colegio de la Obra, un desvencijado instituto público del cinturón urbano, un refinado colegio suizo, un parvulario de monjitas, una escuela de formación profesional o la Sorbona. En todos estos lugares, supuestamente se enseña a pensar, pero en la mayoría de ellos la atención está centrada en dar a conocer los modelos estables que rigen nuestras vidas profesionales, espirituales, sociales o familiares.
En estos tiempos, también se habla de la importancia de llamarse innovador y emprendedor, pero se hace más bien con boca pequeña, casi haciendo un mohín caprichoso. A la primera de cambio que el vendaval comienza a soplar del Norte, se arria la mayor y se encierra uno en lo más profundo del buque. Quizás esta falta de convicción explique porque todavía continuamos enseñando a CONOCER y, salvo algún chalado visionario, nos olvidemos de educar en el PENSAR.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

FRANKLIN DELANO OBAMA


Hace ya casi un siglo que un presidente electo de Estados Unidos no se enfrentaba a un reto de la magnitud del que se le presenta a Barack Obama. En 1932, Franklin Delano Roosevelt asumió la presidencia de un país agotado económica y emocionalmente y sus primeras palabras en el discurso inaugural se hicieron famosas: lo único que debemos temer es el temor mismo.
Roosevelt respondió al miedo con su New Deal, inaugurando un nuevo concepto de gobernanza y responsabilidad social política. Respondió al Día de la Infamia con la Incursión Doolittle. Representó con su incomodo amigo Winston Churchill el paradigma del liderazgo inspirador. Respondió a la ausencia de inteligencia nacionalsocialista convocando voluntades en la Carta del Atlántico y creando la Organización de Naciones Unidas. Se enfrento a la incertidumbre monetaria y financiera con Bretton Woods. Y tuvo tiempo de enfrentarse con dignidad a la polio.
Nadie va a pedir a Barack Obama que aspire a alcanzar a Roosevelt en sus logros aunque todo el mundo espera que le acompañe en el hasta ahora solitario limbo de los líderes norteamericanos. Y quizás lo consiga porque los retos están definidos tal y como ocurrió en 1932 y no le queda otro camino que temer al temor.
Obama se enfrenta a un doble reto. Por un lado, deberá afrontar la reconstrucción económica, emocional y social de su país. Por otro, la escena internacional le exige una actitud decidida frente a la incertidumbre global. Nadie espera grandes soluciones del G20/21 del próximo día quince de noviembre, pero todos sabemos que es la primera ronda de un futuro Bretton Woods que ya se realizará bajo su presidencia. Y todo el mundo espera también que, en esta ocasión, las tesis del White de turno no se impongan al necesario consenso general. Pero la guerra también espera. Irak y Afganistán son las paces a conseguir después de las pírricas victorias. El Próximo Oriente espera desde hace seis décadas una actuación firme, continuada, decidida y, sobre todo, inteligente e independiente. Inteligente debe ser también la respuesta al nuevo posicionamiento de las grandes potencias, así como la reconstrucción de la Casa Atlántica. Y por si todo esto fuera poco, es necesaria una refundación del concepto y la práctica de la globalización, imponiendo límites y justicia social.
Son demasiados retos y quizás lo que falte es tiempo porque cuatro años apenas son un suspiro. Pero si Obama quiere ampliar el plazo, tendrá que recordar un viejo dicho anglosajón que afirma que un conservador es un liberal al que han atracado.
Buena Suerte

martes, 4 de noviembre de 2008

EL DISCURSO DEL MÉTODO


Me preguntaban la pasada semana en una mesa de innovación cuáles eran las medidas a tomar para poder desarrollar innovación de forma efectiva en una empresa.
La respuesta puede dar lugar a todo un seminario especializado, incluso a un máster diría yo, pero abreviando hay una palabra que lo resume todo: MÉTODO.
La Gestión del Cambio y del Riesgo Estratégico es quizás uno de los procesos más complejos con los que se enfrenta una organización de forma casi permanente. Esta complejidad sólo puede ser abordada con método de trabajo:
• Que permita estandarizarlo en el conjunto de la organización
• Que permita ser interiorizado por cualquier persona de la organización
• En consecuencia que pueda ser compartido
• En definitiva que pueda ser objeto de evaluación, ajuste y mejora
El Método Oficial no existe, entre otras cosas porque habría que buscarlo en una fuente privada y eso podría tener respuesta. Una ligera aproximación es la 166000, pero que no aporta sistematización y básicamente se accede a ella por cuestiones de imagen o ventajas fiscales.
Existen métodos, no tantos como empresa de consultoría porque no todas han desarrollado un cuore integral del negocio, pero existen y además los hay probados y eficaces. Como diría el otro: compare y decida.
¿Qué debe exigirle a un método de gestión del cambio?
Básicamente, dos grandes cuerpos de acción:
1. INPUT – Desarrollo de Prospectiva Estratégica
2. OUTPUT – Desarrollo de Proyecto
En cada uno de ellos deben asegurarse al menos los siguientes elementos:
INPUT
• Sistemas de Análisis parametrizados
• Estrategias de flujos de conocimiento estratégico
• Sistemas de desarrollo de Road Mappings
OUTPUT
• Procesos de concreción de proyectos – identificación de problema
• Procesos de parametrización – definición de problema
• Herramientas de generación de alternativas
• Herramientas de evaluación y mejora
• Herramientas de determinación de momentos de entrada
• Herramientas de planificación y ejecución
• Mecanismos de aseguramiento de la cohesión y patrones emocionales de las personas
Evidentemente, son necesarias otras medidas complementarias como una adecuada estructura de Gestión del Conocimiento Estratégico, una política eficaz de Gestión del Talento y Brand You personal, un staff directivo entrenado en el liderazgo estratégico y una profunda política de actuación emocional que haga a las personas fuertes frente a la incertidumbre y el miedo.
Pero, sobre todo: MÉTODO.
Imagen: Pavel Kaplun

lunes, 3 de noviembre de 2008

WE CAN CHANGE THE WORLD


Quiero cambiar el mundo era la frase que Barack Obama pronunciaba con frecuencia en la semanas anteriores a los caucuses de Iowa. Cambiaremos el mundo es la nueva profecía que anuncia en estas horas previas a su anunciada victoria.
Ciertamente, la mayoría de los no norteamericanos coincidimos en una cosa: mejor no nos lo cambie.
Y es que sentimos cierto hartazgo del mundo que crea, destruye y recrea una y otra vez este laboratorio del doctor Mabuse que son los Estados Unidos de America del Norte.
Como decía en mi post de ayer, la tiranía de la tinta es inevitable y el circo norteamericano es un filón sin fin. Pero, dejando a un lado la gracia que nos pueda hacer a los viejos europeos la lectura diaria de las ocurrencias de este circo, la verdad es que tenemos razones de peso para sentirnos al menos preocupados por no decir aterrorizados.
La capacidad y maniobrabilidad política y militar de los Estados Unidos queda fuera de toda duda. La habilidad para descalabrar económicamente al mundo también ha quedado demostrada. La impunidad con la que puede hacer cualquier cosa es sobradamente conocida.
Y la pregunta del millón es: ¿es de confianza esta gente?
Definitivamente NO es la respuesta que todos y cada uno de quienes vivimos en la periferia del Imperio daríamos a semejante cuestión.
Como va a ser de fiar un país que cree ciegamente en todo aquello que sea invisible: la mano invisible, el Dios invisible, la agencia invisible, la justicia invisible, el poder invisible, las conspiraciones invisibles, la moral invisible y hasta el hombre marble invisible. Una entidad invisible que permite a los villanos robar sin límite, un poder invisible que muestra su impotencia en New Orleans, una inteligencia invisible que gobierna a uno de los países más incultos del mundo en relación a su potencial económico, una sabiduría invisible que proclama la verdad de la fuerza.
Luminarias y fuegos artificiales que sólo dejan un reguero de humo después del espectáculo orquestado por gentes que se toman al pie de la letra las habilidades de Goobels y las aderezan con un poco de pimienta hollywoodense y una pizca de mostaza de Broadway.
Qué creen que podemos responder ante una Sarah Jolines Palin que está firmemente convencida del designio divino que los cowboys están ejecutando en Irak y se le hacen las posaderas gaseosa cuando recibe una llamada Inocente – Inocente de un supuesto Sarkozy.
Sinceramente, el país de El Álamo pasa por horas pero que muy bajas. El reinado de Georgie ha sido la gota que ha colmado el vaso. Estamos ante un país sin rumbo que ha perdido su identidad en la búsqueda de una misión que nadie le encargó. En estas circunstancias, cualquiera que sepa recurrir hábilmente a los resortes emocionales elementales se puede llevar el gato al agua. Si además se presenta como un selfmade man, prácticamente está hecho. Si le añadimos el reto de ser el primer hombre de color ni te cuento. Pero es que además la adversidad de llamarse Barack Obama, casi Osama, resucita las gestas y retos que tanto gustan a estos peter panes que llevan décadas buscando desesperadamente a alguien que sea capaz de resucitar la magia JFK. Cuando tal magia nunca existió a poco que se analice con rigor los mil días.
Hace ya algunos años en un lugar llamado Woodstock, Crosby, Still, Nash & Young gritaron aquello de We can change the World. A ellos se lo perdonamos por habernos alegrado tantas y tantas tardes anodinas. Pero cuando oímos a Obama esto de Cambiaremos el mundo, sólo se nos ocurre recordar el viejo e irreverente chiste y decir aquello de Virgencita, Virgencita que me quede como estoy.

domingo, 2 de noviembre de 2008

LA TIRANIA DE LA TINTA


Apenas ya quedan días para que las presidenciales norteamericanas desaparezcan de primera plana y copen las páginas de Internacional. Durante estas últimas semanas es como si medio mundo hubiera desaparecido del mapa. Es posible que el pequeño Putin este de vacaciones en su dacha. Sin saberlo, al parecer Irak vive su particular ramadán de bombazos. La hambruna africana es demasiado reiterativa. El delfín francés parece estar componiendo a dúo con su Carla en algún apartado chiringuito de Alpes. Y así sucesivamente podríamos seguir indefinidamente.
Pero es la tiranía de la tinta. La próxima semana todavía leeremos algunos coletazos de la campaña que va a cambiar el mundo, pero para entonces un nuevo target habrá invadido las maquinas de las rotativas. De hecho, es posible que ya esté previsto porque en esto de las news apenas si hay espacio para la sorpresa y la improvisación y, menos aun, para la innovación.
En Japón triunfa un reality que consiste en descubrir tipos normales y corrientes. Aquí lo tendríamos complicado con tanto makarra con pretensiones y rubia de botellazo y chicle jolines dándoselas de guapa. Pero quizás triunfara un diario normal y corriente que hablara de cosas y personas normales y corrientes. Al menos, se podría experimentar con un día a la semana.

sábado, 1 de noviembre de 2008

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...