martes, 24 de noviembre de 2009

DISRUPTIVAS Y RADICALES


Últimamente observo con cierta preocupación el uso indiscriminado en los medios de dos términos que lejos de ser sinónimos, hacen referencia a realidades distintas: innovación disruptiva y radical.
La innovación disruptiva está relacionada con el grado de innovación en referencia al mercado, mientras que la radical hace referencia a la empresa propiamente dicha. Así, por ejemplo, si una empresa introduce por vez primera Tics en su gestión, evidentemente se trata de una innovación radical desde el punto de vista de sus procesos de gestión, pero no hay innovación alguna en el contexto externo, próximo o lejano.
Por el contrario, las innovaciones disruptivas tienen una repercusión real y verificable en el ámbito del mercado. Quizás por ello, la gran mayoría de ellas están relacionadas con el modelo de negocio y, en menor medida, con los productos o procesos.
Un ejemplo más, el uso de Internet por el sector de los seguros no es una innovación disruptiva, quizás pueda ser radical para alguna compañía que se hace presente en la red por vez primera. Pero, cuando Peter Woods desarrolló el concepto “el seguro no se vende, se compra”, dio lugar a una innovación disruptiva en toda regla en el sector al materializar su idea en Direct Seguros. Después llegaron ING y compañía.
La innovación en la Base de la Pirámide que comentaba hace unos días, puede llegar a ser una innovación disruptiva en toda regla al generar un nuevo concepto de mercado, producto y proceso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...