sábado, 15 de enero de 2011

MENOS CHARLETA Y MÁS TETA


Participaba ayer en una tertulia radiofónica en torno a la innovación y su papel en la Gran Recesión general que compartimos con otros muchos y la grave crisis estructural que nos toca digerir de forma exclusiva.
Los consultores tenemos fama de pedantes y listillos, pero los tan de moda “tertulianos” no se quedan atrás. Si además se declaran expertos en esto de la innovación y tienen un ramalazo tecnológico, que San Crispín nos tenga en la gloria. Desgraciadamente, ayer me tocó bregar con un par de estos especímenes y ni Santa María Goretti se compadeció de mi destino.
Según estos “expertos”, la innovación es un medio, jamás un fin y, en consecuencia, debe ser una de las soluciones para emerger triunfantes de este maremoto que amenaza con hundirnos en las profundidades abisales. Por si esta declaración de guerra fuera insuficiente, la innovación tiene una base irremediablemente tecnológica y nuestra misión es ponernos al día en esta historia. Finalmente, la receta debe condimentarse con un esfuerzo nunca antes conocido en investigación básica y, sobre todo, aplicada. No perdamos de vista nuestra triste cosecha de patentes. Dicho todo esto, poco más queda por añadir.
Quien suscribe, estuvo durante casi todo el programa inocentemente calladito que es lo que tocaba. Tan sólo en los compases finales se me pidió opinión y a ello me puse sin perder el animo ni encomendarme a San Rufino.
La innovación ni es un medio, ni es un fin, tan sólo una expresión natural de eso que denominamos “comportamiento humano”. Ni es tecnológica, ni sideral. Es deportiva, literaria, industrial, erótica, montañera, perfumista, educativa, lúdica e incluso, en ocasiones, política o religiosa. En otras palabras, se manifiesta en cualquier actividad humana porque en caso contrario, no sería tal.
Si debemos circunscribirnos a la esfera de la actividad económica. Seamos simples, expresión de inteligencia. Antes que la tecnología, las patentes, la sesuda investigación y otras chanfainas más, se encuentra algo tan sencillo como la “actitud”. Actitud empresarial para mirar más allá del día a día. Actitud política para enfocar más allá del partido, los comicios y la huella histórica. Actitud social para asumir eso que se llama responsabilidad. Y, hoy por hoy, este país carece de muchas cosas, pero, sobre todo, la “actitud” brilla por su ausencia.
Si por algún sitio hay que empezar, se plantean dos lugares: presente y futuro.
El futuro es una revolución total de nuestra estructura educativa y de sus viejos y ridículos paradigmas.
El presente es una revolución total de nuestra percepción del valor y papel de las personas en las organizaciones productivas. Una buena señal sería que, para empezar, se desterrará esa vulgar definición de “Recursos Humanos” y que la nueva área rebautizada pasará a ser estratégica en la supervivencia de una empresa los próximos diez o quince años.
Y, como al final, acabe embalándome, concluí sentenciando: “menos charleta y más teta”.
Huelga decir que será difícil volver a encontrarme como invitado en esa tertulia.
Buenas tardes

14 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Amigo Jose Luis:
Ese es el precio que se paga por no cantar con el coro las tonterías que se supone que debemos "entonar" porque vienen recomendadas desde... "arriba".
Si es que no tienes arreglo.
Un abrazo.

Katy dijo...

“La innovación ni es un medio, ni es un fin, tan sólo una expresión natural de eso que denominamos comportamiento humano”.
Me quedo con esta magnífica definición.
Muy buena tu foto, me recuerda a la peli “Solo ante el peligro”
La certitud es la base de cualquier comportamiento humano. esto lo tengo clarísimo, y tienes toda la razón a menudo brilla por su ausencia.
Magnífico post.
Un abrazo y buen domingo

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Pues que quieres que te diga, ¿tus contertulios entendían lo que querías decir? ¿ o no les gustaba? En fin, que lo que hace falta es actitud.

Un abrazo

Astrid Moix dijo...

Me hubiera gustado escucharte. Los edificios deben empezarse por abajo, con solidos y profundos cimientos. Lo que comentas me da a entender que seguimos empezando a construir por el tejado.
Buena foto la tuya. Reconozco el decorado, ja, ja ...

Alberto Blanco dijo...

José Luis, muy clara tu exposición. Pero yo me pregunto, ahora que en muchas empresas se debe innovar por mandato, que casi siempre viene de sus mandatarios, esa cosa de la actitud ¿para qué sirve? :P

Si está disponible el programa en internet te agradezco si me pudieras pasar el link. Lástima que en la radio no se pueda ver la expresión de tus contertulios.

Un abrazo

JLMON dijo...

Hola Javier
Sí aunque a mi me gusta cantar en coro, bueno más bien en ochote, debe ser eso, ja-ja
Cuidate

JLMON dijo...

Hola Katy
Gracias por tu comentario, la foto, como bien a adivinado Astrid es de Berlin.

JLMON dijo...

Hola Fernando
Yo creo que entender entenderían, pero para atender hay que escuchar no oir y en las tertulias esto...
Cuidate

JLMON dijo...

Hola Astrid
Ja-ja, no esperaba menos en lo del escenario....Berlin es una de mis "favoriten"

JLMON dijo...

Hola Alberto
Bueno, yo creo que para casi todo, de hecho muchas de estas empresas no llegarán muy lejos precisamente por esa falta de actitud que conlleva también convicción.
Me entero y te digo aunque no se yo...
Un abrazo

MaS dijo...

je..je...pues sí, querido, te acompaño en el sentimiento, y en la forma, aunque supongo dos cosas: 1. que yo habría intentado llamarlo pecho, siendo cobarde y queriendo ser correcta...je je y, 2. que, probablemente, tus contertulios se hayan quedado tal cual. El que no quiere oir, no puede escuchar.Así nos va.
Saludos, M.

Josep Julián dijo...

Hola JLMON:
Te pasaría lo que a mí algunas veces. Que te invitan a una ponencia y uno no tiene la precaución de investigar con quién se comparte mesa o incluso si lo has hecho no estás exento de que a alguno de ellos le de un ataque de ego.
En fin, que calladito también se dicen muchas cosas.
Un abrazo.

JLMON dijo...

HOLA MaS
Pues sí, pero "pecho" no rima y además lo decía con un sentido maternal total.
Cuidate

JLMON dijo...

Hola Josep
Ya sabes que estas cosas son así de espontáneas...

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...