sábado, 3 de septiembre de 2011

DERECHOS



Este país se ha convertido en el paraíso de los derechos, desarrollados a la sombra de la especulación generalizada o más bien, consentidos como adormidera frente al negocio fácil de las entidades financieras, acompañadas de una pléyade de buscavidas oportunistas.
Después del sueño llega la tormenta y aunque la estrategia se adivina clara y precisa, pocos son los dispuestos a seguirla. Caminar bajo el diluvio al albur de rayos y vientos huracanados en busca de nuevos horizontes, desprovistos de seguridad y recompensas no es una propuesta atractiva para quienes se han creído con derecho a todo, salvo a tener deberes. Ahora que las concesiones y las delicias del estado del bien – estar se manifiestan imposibles, resulta difícil convencer al perro de que, en realidad, era un chucho.
Hemos desperdiciado una generación que debía haber estado preparada para consolidar nuestros esfuerzos. Los hemos convertido en una horda desorientada que no entiende ni cómo, ni cuándo, ni por qué. Sólo entienden de derechos sin llegar jamás a preguntarse ni cómo, ni cuándo, ni por qué han llegado a disfrutarlos. Nos compadecemos de su futuro sin preguntarnos cómo hemos consentido su presente. Elegimos la senda evidente, sencilla y sin problemas y ahora ellos no entienden de otra cosa que no sean derechos adquiridos, derechos nunca conseguidos, libertades jamás peleadas, regalos del destino.
Nadie habla de retos, desafíos y sacrificios porque nadie sabe cómo hablarles de algo que no sean derechos. Se actúa por decreto y hecho consumado, como no podía ser de otra forma por quienes se sienten impotentes y limitados a sabiendas de que deben su existencia a quienes nos hundieron en la incertidumbre.
A nadie le importó el precio si la vida era buena. Quienes debieran haber guardado nuestro futuro callaron y consintieron ante quienes acometieron el saco de una España adormecida en el éxito efímero.
Aspiramos a la supervivencia.

6 comentarios:

Katy dijo...

Justamente esto comentaba hace poco con un grupo de amigos. Que esto del Estado de Derecho, es que me lo den todo hecho. Ahora bien en lo tocante a deberes nadie quiere saber nada. Así nos va :(
Ya caeremos del guindo cuando la cosa se ponga aun peor, que se pondrá.
Un abrazo y buen finde

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Efectivamente. No hemos sabido darle valor a lo que hemos legado y a las primeras de cambio... los resultados nos delatan.
¡Qué cagada! (con perdón)
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Muy bueno José Luis, aún o sabemos la diferencia entre heredar y conquistar. Nos vamos debilitando. Ya no sabemos sufrir y los esfuerzos son "light". Luego nos quejamos de los resultados. A veces tengo la sensación de que nos estamos preparados ni para sobrevivir.

Un abrazo

JLMON dijo...

Hola Katy
Esto sí merece un INDIGNAOOOS que no INDIGNADOS

JLMON dijo...

Hola Javi
Y los sudores que nos ha costado, eh?
Cuidate

JLMON dijo...

Hola Fernando
Qué buena la disgresión HEREDAR - CONQUISTAR....
Al final va a tener razón Spencer....desgraciadamente.
Cuidate

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...