lunes, 17 de noviembre de 2014

TONTABILIDAD Y TALENTO




Sí, han leído bien, “tontabilidad” aunque no entendida como la contabilidad de tontos de la organización, sino como el arte de hacerse el tonto en la organización.
Siempre que hablamos de Talento y Empresa, de una forma u otra, acaba apareciendo la figura de quien, lejos de ver como una oportunidad la gestión del talento en la organización, tiende a percibirlo más bien como una amenaza o, en todo caso, una molestia.
Quizás, antes de llegar a ese punto, habría que definir qué entendemos por “talento” en el contexto de la empresa.
El talento siempre ha estado considerado como algo inusual, poco frecuente, especial. Sin embargo, en el contexto de la empresa, el talento es natural, frecuente y, en definitiva, común a todas sus personas. Pero esta concepción corporativa del talento sólo puede entenderse desde la óptica del valor y, de forma más concreta, de las condiciones que debe cumplir la empresa para la generación de ese valor.
Piensen por un momento en conocidos deportistas, literatos, pintores o actores. Efectivamente, cuentan con un inmenso talento, pero ¿sería su talento útil para una empresa de conservas, logística o de derivados del flúor? Me temo que no, salvo en lo referido a su imagen.
Cuando hablamos del talento en la empresa, hablamos de habilidades y competencias notables, pero siempre enfocadas a satisfacer las necesidades de la misma en términos productivos y de generación de valor. 

LEER MÁS

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...