lunes, 24 de noviembre de 2014

TALENTO Y COMPENSACION: UNA HISTORIA DE AMOR




Quienes colaboramos en este blog, siempre sostenemos que no hay talento sin valor, pero tampoco valor sin talento. Pero también pensamos que, muy a menudo, se deja fuera de la ecuación a un elemento fundamental: la compensación.
Es dudoso que la gestión talento llegue a producir todo su potencial de valor si no está acompañado de una buena gestión de la compensación. Se necesitan el uno al otro como la cebolleta a la lechuga, Romeo a Julieta o el urbano a la infracción. Debiera ser una historia de amor interminable aunque, mucho me temo, que casi siempre  se acaba convirtiendo en un cumulo de desencuentros poco explicables.
Una empresa siempre se hace las mismas preguntas: ¿qué quiero conseguir?, ¿cómo quiero conseguirlo?

A la primera de estas cuestiones siempre se responde con la construcción de objetivos, mientras que la segunda encuentra su respuesta en las personas y las competencias necesarias para alcanzar los primeros con lo que, en cierta forma, ya introducimos la variante del talento. Pero también podemos y debemos introducir la compensación aunque incluida dentro de un concepto más amplio como es el de Recompensa Total.

1 comentario:

Katy Sánchez dijo...

Me gusta esta ensalada compensatoria ye historia de amor. Estoy muy de acuerdo. La compensación es importante.
Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...