miércoles, 25 de marzo de 2009

SIX-SIX: CREATIVIDAD AL ALCANCE DE TODOS


El asunto del bricolaje tiene que ser apasionante, pero yo más bien me considero un auténtico manazas. En una ocasión, intenté colgar un cuadro y por poco me cargo la pared en su totalidad. Y es que hay dos cosas ineludibles cuando te enfrentas a una situación a resolver: método y herramientas.
Sobre el método para el desarrollo de procesos de innovación ya he hablado en otras ocasiones, pero de las herramientas no le he hecho con demasiada frecuencia. Quizás porque el catalogo es tan extenso y variopinto que no acabaría nunca. De hecho, recuerdo que en mis primeros trabajos, hace ya bastantes años, me empeñaba, con ese fundamentalismo que caracteriza al aprendiz, en enseñar a mis equipos una lista interminable de herramientas para cubrir los distintos pasos del proceso creativo de generación de idea y el posterior desarrollo de proyecto. El tiempo que siempre es sabiduría, me acabó convenciendo que la variedad está para seleccionar lo que es más adecuado para cada situación y perfil de personas que integran un equipo de innovación estratégica. Tanto es así, que hoy en día, tengo una caja de herramientas muy reducida y caracterizada por la sencillez de uso y eficacia en sus resultados. Si la situación o el equipo de trabajo reúnen un perfil específico, siempre tengo la caja b en la que guardo artilugios algo más complejos.
¿Cuál es la herramienta más eficaz?
Seguramente, me responderían que el Brainstorming con diferencia. Sin embargo, yo prefiero utilizarlo con mucha prudencia y sólo con equipos consolidados. Como ya dije en una ocasión, es la herramienta por excelencia, sencilla de explicar e interiorizar, pero tremendamente compleja de ejecutar por las limitaciones de carácter emocional que conlleva. El auténtico Brainstorming exige unos patrones emocionales y una cohesión de equipo que no es fácil de conseguir y, menos aun, en aquellos que comienzan.
Frente al Brainstorming, Osborn diseñó otra herramienta mucho más sencilla, insultantemente elemental diría yo, pero potente y eficaz. Hablo del Six-Six con sus cuestiones convergentes y divergentes, blanco y negro, positivo y negativo. Si además lo combinamos con una herramienta de representación gráfica y potenciación de interflujos como es el Mindmap, tenemos prácticamente la herramienta perfecta.
Diríamos que es algo así como esa llavecita que te encuentras junto con las instrucciones de montaje en un producto Ikea, bricolaje al alcance de todos

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El Brainstorming, por mucho que digan los artículos de divulgación, es una herramienta para algo que iniciados en procesos de innovación. Al menos, el auténtico.
Pedro

Gonzalo dijo...

MindJet MindManager.....un software que recomiendo a ojos cerrados.

Anónimo dijo...

Mindmanager es muy buena, Gonzalo tiene razón. En SIX&SIX también puedes utilizar el visio, pero es más elemental.
Glory

Anónimo dijo...

Conozco las soluciones que apunta Gonzalo y son buenas efectivamente. Con todo, el Six&SIx puede realizarse sin ese soporte y sigue siendo igual de válido y potente. Creo que su combinación con un Check- List mejora considerablemente la producción de alternativas aunque esta herramienta es algo más compleja de dominar.
Saludos
PL

Gonzalo dijo...

Mindmanager es compatible con un plug-in llamado JCVGantt Pro. Es un análogo al Project de Microsoft.
Si teneis un Mapa en Mindmanager y a cada objeto asignais fecha y recursos y todo eso....es posible exportarlo al JCVGantt Pro y construye directamente el Gantt y/o Pert si es necesario.

Si quereis más información sobre el programa y su plug-in escribirme a gcarreno@antares-consulting.com

Anónimo dijo...

Lo probaré, gracias Gonzalo
Glory

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...