viernes, 15 de enero de 2010

LA FELICIDAD EN LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS


De vuelta después de una intensa semana en BCN fraguando proyectos, fundamentalmente con Administraciones Públicas por lo que es obligado escribir hoy sobre la innovación en esta área.
El planteamiento de procesos de Innovación en el entorno de las Administraciones Públicas aparentemente no difiere en gran medida de aquellos que puedan realizarse en el sector privado. Personas, eficacia, eficiencia, valor…, son los términos que acostumbran a manejarse en la ideación de posibles proyectos e intervenciones. Sin embargo,dos de ellos, personas y valor, adquieren un protagonismo y una dimensión más estratégica cuando hablamos de las AAPP.
Las personas son la base indiscutible de toda actividad y se constituyen en protagonistas principales del acto innovador derivado de la creatividad y el emprendimiento. Las personas adquieren unas responsabilidades – para qué – en todo proceso innovador, pero también necesitan visualizar beneficios derivados – por qué – para poder convertir la incertidumbre en oportunidad y finalmente en valor. Este binomio es universal, independientemente de la actividad y el entorno en el que se produzca el acto innovador. Sin embargo, cada contexto presenta unas peculiaridades específicas en lo relativo a los beneficios – por qué esperados. En el caso de las personas que trabajan en las Administraciones Públicas el factor “felicidad” es crucial. Felicidad, sí FELICIDAD con mayusculas, una palabra que no debe dar miedo pronunciar. Felicidad traducida en:
• Capacidad de desarrollar talento más allá de las rutinas diarias.
• Capacidad de generar valor compartido a partir del gran caudal de conocimiento práctico adquirido en el desempeño.
• Posibilidad de establecer vínculos con otras personas no necesariamente cercanas al entorno de trabajo habitual.
• Desarrollo del sentido de pertenencia en ámbitos de trabajo caracterizados por su neutralidad emocional.
Cuando el concepto de “felicidad” se instala entre las consecuencias derivadas del desarrollo de procesos de innovación en las AAPP, es fácil, por no decir de perogrullo, deducir el significado del concepto de retorno de valor.
Drectores Generales, subdirectores generales, asesores, técnicos y jefes de servicio debieran aspirar a ser un poco más felices ofreciendo la oportunidad de serlo a los demás.

2 comentarios:

Josep Julián dijo...

Pues dar con eso es como dar con las llaves del Reino porque mira que conozco funcionarios de cierto nivel (algunos en mi propia familia) y parece que están todos del hígado.
Un abrazo.

JLMON dijo...

Hola Josep
Más o menos, je-je
Un abrazo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...