sábado, 16 de enero de 2010

LA NUEVA FRONTERA


Más allá de las turbulencias que nos afectan cada vez con mayor frecuencia, contradiciendo así el principio de los ciclos, es innegable que nos encontramos inmersos en una época de transición, un “calentamiento global de la economía capitalista” por expresarlo de alguna manera.
Las transiciones van más allá de las simples revoluciones que tan sólo actúan como balizas de los take- off económicos, políticos o sociales. Las transiciones nada tienen que ver con las percepciones de crisis, aunque sean estas las únicas que llegamos a identificar ante nuestra total ausencia de perspectiva frente al desarrollo de hechos que, algún día, se convertirán en hitos históricos. Las transiciones son como un gran delta en el que se fusionan la vida y la muerte, pero que, sea como sea, siempre acaba desembocando en un océano, por supuesto azul, plagado de nuevas fronteras y, en definitiva, oportunidades.
En esta transición que nos ha tocado protagonizar, los viejos paradigmas se encuentran en un momento de continua y sistemática revisión. Las estructuras jerárquicas, la integración vertical, la oferta y la demanda, todo está dando paso a una nueva percepción en la forma de organizarse y gestionar. Es el máximo momento creativo que posiblemente se produzca en los próximos cien o doscientos años. Una intensidad creativa genuina que va más allá de la simple frontera tecnológica para adentrarse en las formas y maneras humanas y, de ahí, el papel esencial del conocimiento, el Conocimiento Humano.
Pero las nuevas ideas tardarán en encontrar una adecuada y masiva aceptación, no sólo por parte de quienes protagonizan la vida económica diaria, empresarios y gestores, sino también por aquellos que teorizan sobre ella, es decir los economistas. Todos ellos muestran el escepticismo como recurso de supervivencia ante unos paradigmas basados en contextos que están desapareciendo y que, de hecho, ya lo habrían hecho a no ser por su obcecación en agarrarse a las últimas tablas del naufragio.
Frente a ellos, quienes trabajan diariamente en el campo de la gestión empresarial, así como quienes teorizan sobre ella, muestran una actitud diametralmente opuesta. Una actitud basada en la búsqueda de nuevas alternativas que comiencen a sentar las bases de los nuevos paradigmas.
Quizás el ejemplo más evidente de esta disparidad lo constituya el propio Conocimiento. Consultores, mediadores y teóricos investigan en las nuevas fronteras de la Gestión del Conocimiento: el valor relativo de los datos y la información sin procesamiento humano inteligente, nuevos enfoques de aprendizaje individual y grupal, estructuras de red que potencien la transferencia de flujos de conocimiento, sistemas de medición y valoración y muchas cosas más. Todo ello, contribuye a acelerar el “calentamiento del viejo sistema”, dibujar los primeros trazos del nuevo marco teórico – práctico y, sobre todo, demostrar que estamos en el camino. Frente a ellos, los economistas guardan silencio y prefieren no pronunciarse, pese a sus pretendidas relaciones con el futuro, mostrando una actitud displicente hacia el Conocimiento como nuevo valor productivo. De hecho, la aceptación rápida y generalizada del término “intangibles” no es sino la prueba fehaciente de la infravaloración que profesan hacia el Conocimiento.
El marco intelectual que debería integrar la teoría empresarial y la economía aún está por construir. Empresarios y economistas miran con recelo a quienes formulan las nuevas ideas porque, como dicen, “no es momento de aventuras”. Sin embargo, y desdiciendo a Santa Teresa: en momentos de desventura, sólo la nuevas fronteras pueden ofrecernos esperanza.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Un muy buen post. Por otro lado, está produciéndose el recorrido normal, desde la práctica empírica a la formulación de los principios aunque, bien es cierto, la clase empresarial está paralizada como si esperara el milagro de los panes y los peces.
Joaquim

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Coincido con el anónimo, Me da la sensación de que se está esperando a que escampe y mientras tantos estamos en un "charla de bar" conjeturando pero no actuando. Y cuanto más se tarde, como apuntas, a transitar más complicado será el cambio.
Saludos

JLMON dijo...

Joaquim
Gracias por la visita, efectivamente esperan el milagro.

JLMON dijo...

Hola Fernando
En esas estamos y va para rato
Cuidate

Josep Julián dijo...

Estoy completamente de acuerdo y últimamente y como sabes, he hablado de esto en mis últimos post, pero es que lo has dicho tan bien que te pido permiso para usarlo.
Un abrazo.

JLMON dijo...

Hola de nuevo Josep
Ya sabes que sin ningún problema, encantado.

César Piqueras dijo...

Estupendo concepto Jose Luís. En la búsqueda de nuevas fronteras está el caos y después del caos orden y después más caos y más orden luego. Si no se vive en el caos tampoco es apreciable su otra cara. un abrazo y enhorabuena por tu blog.

César Piqueras
www.coachingvalencia.es
www.excelitas.es

JLMON dijo...

Hola Cesar
Muchas gracias por tu visita y por tu comentario.
Un saludo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...