sábado, 19 de febrero de 2011

LA RIQUEZA DE LA NACIÓN


La riqueza de las naciones no se encuentra tan sólo en la tierra, el trabajo o cualquier otro concepto estrictamente económico. Fundamentalmente reside en sus personas y en el compromiso de convivencia que se imponen y consensuan generación tras generación. Decir que la riqueza de una nación reside en sus personas es afirmar que se basa en la educación, la cultura construida, sus valores y emociones y como todo ello se refleja en las distintas actividades que estas desarrollan. Aunque pueda parecer una simpleza, no es igual un fontanero alemán que uno griego, un panadero provenzal que uno de las campiñas de Surrey o un educador noruego que uno portugués. Cada uno de ellos no es peor ni mejor sino la consecuencia de ese compromiso de vida en común y esto es algo que, afortunadamente, ni la Unión Europea podrá cambiar.
Si la riqueza de las naciones reside en sus personas y en la capacidad que estas tienen de llegar a un compromiso de convivencia espontáneo, pero consensuado, los políticos, como grupo de actividad, debieran ser parte de esa riqueza.
¿Qué condiciones debiera reunir la clase política española para asegurar su contribución a la riqueza de España?
Se me ocurren algunas cosas de puro y simple sentido común…

1. La política debiera ser percibida como una actividad de servicio a la comunidad, nunca como una fuente de enriquecimiento o un lugar donde obtener la notoriedad que en otras actividades nunca podría conseguir y, jamás, un refugio para fracasados.
2. Si la política es una actividad al servicio de la comunidad, jamás debiera ser percibida como una lid ideológica en la que siempre debiera existir un ganador y un resignado ofuscado y pendenciero. La mejor forma de defender las ideas de un colectivo es hacer que contribuyan al bien común.
3. Los políticos debieran escapar de lo probable buscando lo posible.
4. Las decisiones y actos prácticos que acarrean debieran tomarse con independencia de los créditos y réditos a obtener. Las partes nunca debieran estar por encima del todo.
5. Cualquier persona de la comunidad debiera tener la oportunidad de ejercer como político, pero ningún político debiera tener la oportunidad de actuar como persona individual.

Podríamos señalar otras muchas condiciones como requisitos para garantizar la contribución de los políticos a la riqueza de la nación. Pero estas cinco son tan básicas, evidentes y necesarias que, por sí mismas, ya suponen un primer reto a conseguir.
Dicen que cada país tiene los políticos que se merece. Más bien parece una afirmación ingeniosa, cuando no pueril y desafortunada. Este país no se merece los políticos que tiene y, menos aún, en estos momentos de incertidumbre y desorientación. Dicen que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Puede ser cierto, pero quienes debieran haberse mantenido alerta, optaron por la banalidad, cuando no el engreimiento o el simple enriquecimiento.
Dicen también que necesitamos liderazgo. Pero el liderazgo, entre otras muchas cosas, exige sacrificio y, hoy por hoy, esta es una palabra carente de significado para los políticos de este país. El líder, descubre un día que puede y debe serlo. Pero, para ello, debe antes asumir el sacrificio de sus intereses más íntimos. Olvidar incluso el color del partido al que pertenece. Conseguir hacer suyos a los contrarios y contrarios a los suyos que no estén dispuestos al reto.
Hace ya quinientos años que este país pasa por momentos de reto y liderazgo. Quinientos años de momentos en los que ha debido desistir y mantenerse en la atonía y la incertidumbre. Quizás ello explique la envidia y el agudo sentido crítico que nos caracterizan. Hoy volvemos a situarnos en uno de esos momentos. Una vez más, nuestros políticos, aquellos que, para bien o para mal, deben expresar el reto, asumirlo y ganar voluntades, parecen escapar de ello. Ante nosotros se abre un mundo de posibles, pero nuestros políticos prefieren pensar en probables. Ante nosotros se abre un mundo de futuros, pero nuestros políticos son incapaces de ver más allá de la próxima cita electoral, expresión provinciana de simpleza y elemental inteligencia. Ante nosotros se abre un horizonte de oportunidades, pero nuestros políticos sólo ven problemas y necesidad de no ser inculpados como parte de los mismos, señal inequívoca de ausencia de sentido de la responsabilidad.
Muchos de nuestros políticos miran con envidia a sus homónimos del Norte y, de forma particular, a los alemanes. No son peores ni mejores, pero ellos repiten, una y otra vez, esa vieja canción: “ es que son alemanes…” Pero esos alemanes son los mismos que tuvieron que superar la hermética cultura de poder de los junkers, superar la ignominia de las reparaciones de guerra que marcaron su destino durante los años veinte del pasado siglo, tratar de entender la locura compartida y asumida del nacional socialismo, contemplar un país en ruinas y dividido y, pese a todo, levantarse y seguir adelante, con sus virtudes y sus grandes defectos, pero adelante. No, no son mejores por ser alemanes, daneses, suecos o noruegos. Simplemente son conscientes de la necesidad de un compromiso de convivencia, más allá del sur o el norte, el este o el oeste, la derecha o la izquierda, abajo o arriba. Son conscientes de los retos y lo que ello implica. Quizás vean oportunidades donde nosotros sólo vemos problemas. Quizás prefieran seguir adelante en lugar de pararse indefinidamente buscando al culpable.
John Maynard Keynes fue quien escribió aquello de “al final, todos moriremos”. Nuestros políticos actúan como si fueran inmortales tocados por el dedo divino de Miguel Ángel. Al final, efectivamente, todos moriremos, pero siempre habrá quien tenga que seguir adelante y eso es lo que nos debiera impulsar a buscar la auténtica riqueza de las naciones.

12 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Hola José luis:

hacia tiempo que no leía algo tan clarividente y de sentido común sobre los políticos. Con tu permiso lo muevo porque me ha parecido fantástico.

Enhorabuena

Katy dijo...

Un post que no tiene ni una coma demás. Estoy contigo en que la riqueza de las naciones reside en sus personas. Y que la mejor forma de defender las ideas de un colectivo es hacer que contribuyan al bien común.
Y se me ocurre después de leerte que sería estupendo que nuestros políticos se pasaran por tu blog. Hacen falta cabezas pensantes ése el verdadero problema.
Un abrazo y buen domingo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Jose Luis:
Sólo desde la impotencia y a la vez del sosiego pueden salir tan certeras palabras.
Por mi parte añado, no sin preocupación, que si en Bélgica llevan un montón de tiempo sin gobierno, ¿no es que se habrán dado cuenta de que se puede vivir perfectamente sin él?
Un abrazo.

JLMON dijo...

HOLA FERNANDO
Gracias por la visita y tu valoración. Como bien dices, es simple sentido común, eso que antes debía abundar como el bonito de Cantabrico...
Cuidate

JLMON dijo...

Gracias Katy
Dudo que esos señores tengan tiempo para estas "pequeñeces"...

Cuidate

JLMON dijo...

Hola Javier
Te veo un poco acrata, je-je... a ver si vais a fundar una república libertaria en la margen izquierda.
Cuidate

MaS dijo...

Te felicito por tu post;lástima que algo tan evidente y cercano, tan claro y real, como tu lo has escrito, se interprete como utópico o imposible.
No si pensar que las lineas que dibujan el Estado tienen algo que ven con lo que hace la "riqueza" de la nación.
Saludos, M.

JLMON dijo...

Hola MaS
Gracias..
No, no creo que sean líneas tangentes, ni siquiera paralelas..
Cuidate

MaS dijo...

hum, pues tengo entendido que si metes un pera en un molde con forma de oso panda, la pera crece con esa apariencia....no se, no se, si la estructura de nuestro Estado, está favoreciendo que determinadas peras adquieran formas extrañas, dificiles de corregir y cambiar despues de sacadas del molde.
Digno de estudio. Te digo yo.
M.

Josep Julián dijo...

Hola JLMON:
No sé si será una puerilidad eso de que tenemos lo que nos merecemos, pero a veces no tengo dudas.
Un abrazo.

JLMON dijo...

Hola MaS
Hombre, puestos podríamos meter a un concejal de urbanismo en ciernes en un molde con forma de billete de doscientos euros a ver qué sale.
Cuidate

JLMON dijo...

Hola Josep
Entiendo la tentación.
Cuidate

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...