martes, 1 de febrero de 2011

EL DULCE ENCANTO DE LA IGNORANCIA


Empecemos por los datos…
• El 31% de los jóvenes españoles abandonan los estudios obligatorios antes de concluirlos. Esta cifra duplica la media europea situada en el 14% y sólo se ve superada por Malta.
• El 51% de los jóvenes que han abandonado sus estudios se encuentra en el paro.
Estas son las últimas cifras que nos llegan con el nuevo año y que confirman una realidad sangrante: el sistema educativo español es simple y llanamente MALO.
Quizás los años de bonanza económica y el boom del ladrillo puedan ofrecer algún consuelo a los políticos a la hora de justificar esta sangría, pero la realidad última es que hemos dejado deteriorarse el sistema educativo de forma progresiva hasta un punto que, más que de reformas, debiéramos pensar en revoluciones. Más aún cuando nuestra actual situación económica reclama reformas estructurales de gran calado y asunción de retos de futuro que pasan por comprometerse con conceptos como productividad, competitividad y externalización. Todo ello necesitará de múltiples esfuerzos a corto y largo plazo. Pero hay algo ineludible: construir un sistema educativo que permita a las futuras generaciones llevar adelante estos planes.
La educación no ofrece demasiado rédito político, sus logros son siempre a medio y largo plazo, perspectiva siempre descartada por los políticos. Pero no carguemos las tintas de forma excesiva sobre este gremio. La educación no garantiza votos, pero esto es algo que tan sólo puede ser achacable a los ciudadanos. ¿Preocupa a los españoles la calidad de la enseñanza? Sinceramente, no. Y esta es la auténtica raíz del problema. Hoy por hoy, este es un país que desprecia el valor de la educación.

¿Consideran los políticos la educación como una de sus prioridades?
¿Es considerada la educación una profesión de prestigio?
¿Se caracteriza el sistema educativo por su carácter práctico?
¿Existen estrechas relaciones entre el mundo de la empresa y la universidad y la formación profesional?

Son sólo algunas de las posibles preguntas y todas ellas encuentran respuesta negativa en un país más preocupado por lo que dice ese señor portugués cada lunes o la última ocurrencia estrafalaria de los analfabetos encerrados en una casa.
Cada país tiene el sistema educativo que se merece porque, de una forma o de otra, es el que ha elegido y con el que se conforma.
Hoy en día, alguien que ha cubierto las etapas educactivas obligatorias y postobligatorias en este país, podría presentar las mismas competencias y conocimientos si hubiera dedicado tres o cuatro años de su vida a prepararse en lugar de veinte. Esto es lo que hay.
Hoy por hoy, se lleva ser ignorante. Puedes llegar hasta a ser tertuliano televisivo o arbitro de la moda y todo ello sin pegar golpe. Efectivamente, ¿qué más queremos?

10 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Jose Luis:
Compartiendo todo tu escepticismo, tengo la sensación de que últimamente se está hablando mucho de la educación. Eso sí, en foros no demasiado oficiales. Pero bueno, lo que quiero decir es que tengo la esperanza de que en un plazo razonable esto empiece a cambiar. También es cierto que si me pongo a pensar en la clase política que tenemos se me va el optimismo.
En fin...
Un abrazo.

Sofía Gazo dijo...

Hola Jose Luis:

Amén a todo, excepto a una cosa.

Desde que yo empecé la universidad (bien es cierto que no hace de esto muchísimo, pero si mas de 10 años), vengo oyendo aquello de...... la universidad es totalmente teórica está alejada de la realidad, la universidad y la empresa son mundos totalmente desconectados, la universidad debe hacer un esfuerzo por acercarse a la empresa y demás sentencias por el estilo.

En su momento estas afirmaciones me parecían "de cajón".

Pero ahora... después de poco mas de 6 años de experiencia laboral, en los que he conocido todo tipo de chiringuitos (grandes, pequeños y medianos).... no lo veo tan claro (lo veo más bien oscuro).

¿Es realmente el sector empresarial español un modelo digno al que acercarse? ¿se deben tomar los valores y las formas de trabajo de la empresa española como referencia para enfocar los planes de estudio?

Llamadme descreída, pero es que no lo veo.

un abrazo.

Katy dijo...

Pues si. A nuestros jóvenes les importa un pepino la enseñanza.
Una encuesta realizada a jóvenes universitarios en un conocido periódico, sobre sus aspiraciones estas fueran sus prioridades y aspiracions por este orden.
1º ser funcionarios
2º Ser como Raul Gonzalez
3º Participar en Gran Hermano.
¿Para que estudiar?
Un abrazo

JLMON dijo...

Hola Javier
Sí es mejor que ni pienses en los políticos...ya ves el tema de la "lanzadera", por ejemplo, en esas estamos.
Cuidate

JLMON dijo...

Hola Sofía
Tienes tú también razón, la cultura empresarial de este país es también bastante demencial, pero es un reflejo más....los empresarios son también padres y han sido "sufridores" del sistema. Hasta que no llegue sangre nueva con nuevas ideas y competencias, es difícil invertir el ciclo.
Besos

JLMON dijo...

Pues eso Katy
Más claro, agua...
Por supuesto, hay quienes se escapan a esta norma, pero escasean.
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Que la educación importa poco, es un hecho. que a los políticos les da lo mismo también. De vez en cuando cambian planes, pero eso no es suficiente y la mayor de las veces es absurdo. No hay compromiso. la cultura del mínimo esfuerzo educativo se va imponiendo porque cada vez se baja más nivel ya que se considera que no es tan necesario (no hace falta ir a la escuela ni educarse para pegar un pelotazo o vivir bien) y eso nos lleva a no querer transformar las bases (educación) de lo que será el país en nuevos años. Resultado, nos vamos quedando atrás.
Un abrazo

MaS dijo...

Escuché decir a una: "no sé qué hacer, si un máster o ponerme tetas".
Con esto, te lo digo todo.
Valen más dos tetas que dos...carreras.
Así nos va.
un saludo cordial, M.

JLMON dijo...

Hola Fernando
Verás que hay coincidencia total en todas nuestras valoraciones...
Entonces la pregunta es obligada: ¿no se enteran o no se quieren enterar?
Entonces: ¿para qué están?
Empiezan a parecerse a los sindicatos...
Cuidate

JLMON dijo...

Hola MaS
Gracias por el toque de humor, muy bueno..
Cuidate

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...