jueves, 4 de febrero de 2010

COACHING


De partida, debo confesar mi relativa ignorancia en torno al mundo del Coaching aunque muchos buenos amigos son grandes profesionales del mismo. Pero esa ignorancia se ha vuelto confusión después de ver ayer por la noche un reportaje en la 1 sobre “los jefes”. El reportaje era anecdótico más que otra cosa, pero me llamó la atención la referencia al Coaching y los retazos de una sesión con directivos.
De partida, la persona que dirigía la sesión comenzaba por admitir que no son buenos tiempos para la zarzuela y que se han visto obligados a rebajar el precio de los cursos (tres días de duración) en un 50% hasta dejarlos en seiscientos euros. Debe ser excelente el margen con el que se juega en “tiempos normales” y no te cuento en los de bonanza.
Pero lo que más me confundió fue el desarrollo de las sesiones, basadas fundamentalmente en el juego, la alegoría y la moraleja. Sabía de la importancia del componente lúdico, pero aquello era un retorno al jardín de infancia. Y lo peor llegaba al concluir el juego, cuando se anunciaba la lección emocional. Sin estar allí, ya me sonrojaba yo solito.
Pese a mi confesa ignorancia sobre el tema, algo conozco gracias a las informales lecciones de mis amigos. Es un trabajo excitante y yo diría que hasta adictivo, pero es complejo, como todos aquellos que no consisten en relacionarte con una maquina.
La única conclusión a la que puedo llegar es que, en esto como en muchas otras cosas, aparte de intrusismo, hay gente que le echa mucho, mucho morro.

4 comentarios:

José Miguel Bolívar dijo...

Cada uno de busca la vida como puede. Lo que me preocupa es que haya gente en las empresas, supuestos profesionales de la formación, a las que cualquiera con un poco de "morro" pueda engañar tan fácilmente haciéndose pasar por coach o por lo que sea...

JLMON dijo...

Hola José Miguel
Gracias por tu visita y comentario.
Ciertamente, es mucho morro

Fran Rojo dijo...

Querido Jose Luis, en la misma línea que expresas me quedé yo esa noche cuando en compañía de mi mujer veíamos el reportaje.
¿Y el local en el que se impartía la "formación"? a mi me parecía la casa particular de la "coach".
... en fin doctores tiene la Santa Madre Iglesia
Un saludo!

Josep Julián dijo...

En efecto, mucho morro a la par que esnobismo. Así va la profesión.
Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...