martes, 9 de febrero de 2010

LUJO, INNOVACIÓN Y DISEÑO


Hablar de lujo en tiempos de crisis puede parecer una provocación innecesaria o, al menos, un sinsentido. Pero, no se preocupen, no vuelvo a las andadas. Hoy, simplemente quiero hablar de lujo e innovación. Una combinación prácticamente imposible.
Hace ya algunos años, pase dos semanas de mis vacaciones haciendo una travesía en 4x4 por la zona de desierto de cuatro países norteafricanos. Como se pueden imaginar, las comodidades no abundaban, sobre todo a la hora de dormir. Pero, al llegar a Túnez, dimos con un espejismo en forma de hotel de cinco estrellas lujo. Como la carne es débil, pase una noche en una de sus suites y, entre otras cosas, me encontré dándome un merecido baño en una bañera con grifería de oro. Sin embargo, tuve que poner cuidado en no tragar agua ya que se advertía de su no potabilidad. Entonces, surge la pregunta: ¿de qué coño sirven los grifos de oro de estilizado diseño? Más les hubiera valido colocar una grifería sueca y destinar el resto del dinero a una planta potabilizadora.
El lujo está reñido con la innovación se mire por donde se mire. Al fin y al cabo, no es otra cosa que el uso inadecuado de materiales costosos sin mejorar sus prestaciones.
Un Range Rover tiene sentido en el country, aunque también es cierto que puedes arreglarte con un Kia. Pero conducir ese mastodonte en una ciudad para ir de compritas, no pasa de ser una auténtica estupidez y, por cierto, una demostración absoluta de mal gusto. En otras palabras, hay gente que se cuelga la etiqueta de “reventado” y, además, suelta una pasta loca. Necesitan ser admirados, pero no caen en la cuenta que quienes lo hacen no son precisamente aquellos que ellos quisieran. En definitiva, otra estupidez.
En fin, el lujo no es amigo de la innovación y, pese a lo que parezca, tampoco lo es de algo tan básico como el diseño.

3 comentarios:

echar un remiendu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
echar un remiendu dijo...

Que interesante tema. Por un lado, es un lastre que el diseño se asocie al lujo, quizá porque los nombres que más suenan dentro de las estrellas del diseño realizan productos un poco inaccesibles para el común de los mortales (aunque creo que eso está cambiando)

Por otro lado creo que se está redefiniendo el concepto de lujo y alejándose un poco del concepto de ostentación. Una vez leí que el lujo en nuestras compras llegaría a ser el tener toda la información sobre el producto: procedencia de su materia prima, lugar de fabricación, método de fabricación, cantidad de agua y energía utilizada para dicha manufactura, método de transporte...
Aunque creo que siempre habrá gente que le guste hacer ostentación de los lujos.

Un saludo.

JLMON dijo...

Hola Remiendu
Tienes razón,el lujo informativo sí es innovador aunque, ciertamente, el lujo ostentoso siempre seguirá existiendo como prueba de "éxito", entre comillas por su sentido polisémico.
Cuidate

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...