martes, 16 de marzo de 2010

EL FINAL DEL LIDERAZGO


El término “führer” siempre se asocia con la oscura figura de Hitler, aunque en muchas ocasiones se desconoce el significado real del mismo. Der Führer, El Líder, así es como lo consideraba la gran mayoría del pueblo alemán para bien o para mal. Simultáneamente, los acontecimientos obligaron a británicos y norteamericanos a calificar de igual forma a Churchill y Roosevelt respectivamente. Y es que el tema del liderazgo apenas era una cuestión metafísica hasta bien entrado el siglo XX con la llegada de los tiempos oscuros.
En sus orígenes, el liderazgo parecía asociarse a momentos de dificultad, grandeza humana genética y una impresentable perspectiva machista que sólo permitía hablar de EL liderazgo, EL líder, EL gran hombre y calificativos similares. Mala suerte para la Thatcher, Bhutto, la Madre Teresa o la Meir.
Con el tiempo, el concepto evolucionó desde los estrechos márgenes de la política y el arte de la guerra para asomarse al mundo de la gestión empresarial. Desde entonces, los enfoques se han ido sucediendo sin interrupción. La teoría de las cualidades – el líder nace, no se hace – dio paso a la “teoría circunstancial”, centrada en la importancia del conocimiento y la capacidad de adaptación. Sin embargo, la excesiva rigidez de este planteamiento dio lugar a la “teoría de la contingencia”, centrada en la capacidad del líder para manejar las situaciones y, así sucesivamente.
Hoy en día, los adjetivos que acompañan al término liderazgo darían para una Wikipedia por sí solos. Pero, entre tanta riqueza léxica, destacan algunos parámetros de forma sistemática:
1. El liderazgo se asocia con el Cambio de manera cada vez más acentuada.
2. El liderazgo continua sin disociarse de las situaciones problemáticas.
3. En consecuencia, parece existir una correlación fatalista entre liderazgo y problemas.
4. Existe una persistencia apenas justificada en enfrentar liderazgo y gerencia que no hace sino complicar la articulación de la acción a nivel práctico.
5. El binomio líder – personas se mantiene inquebrantable en unos tiempos en los que el valor de los intangibles en una empresa se concibe de forma global.
6. Los liderazgos transaccional y transformacional parecen, cada vez con mayor claridad, compromisos alternativos a una situación cerrada en falso.
7. El empowerment ha venido a introducir nuevas variantes contradictorias en la cuestión.
Frente a todo esto, surgen nuevas interrogantes que necesitan de una respuesta inmediata:
1. ¿Liderazgo o Compromiso?
2. ¿Cambio y Problema o Cambio y Progreso Sostenible?
3. ¿Empresa o Personas que persiguen un fin común?
Personalmente, creo que nos encontramos en una encrucijada estratégica. Pocos son los que todavía niegan la transición que vivimos hacia una forma totalmente distinta de entender la actividad humana en lo económico. Nos enfrentamos a tiempos de cambio total en los que, a falta de conocimiento consolidado, nos apoyamos en el empirismo ingenuo que continua utilizando conceptos y estructuras del “Ancien Regime”. Quizás, con toda probabilidad, términos como “liderazgo” y “gerencia” pertenezcan a esta categoría. Sólo una actitud de creatividad estratégica nos puede ayudar a avanzar hacia las nuevas fronteras. Quizás en ese New Rule no sean necesarios lideres ni gestores tal como los concebimos. Pero, hasta entonces, tenemos que seguir sobreviviendo y lo que es más importante, debemos ganarnos la vida que decía el poeta.

7 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Jose Luis:
Estoy convencido como tu de que vivimos una encrucijada. No sé si tomaremos el camino correcto. Tal vez nos vuelvan a arrastrar los especuladores y los faltos de escrúpulos. Nestros líderes empresariales e institucionales supongo que tendrá un papel (¿importante?, no lo sé). De lo que estoy convencido es de que lo bueno que tenemos como personas y como sociedad se va a ir haciendo hueco. Aunque sólo sea porque no nos queda más remedio.
Un abrazo.

JLMON dijo...

Hola Javier
Esa es la esperanza que todos tenemos aunque de los "villanos" creo que no nos libraremos, es algo consusutancial. Quizás el asunto sea ponerselo un poco más difícil.
Cuidate

Anónimo dijo...

Sigo su blog con regularidad y me ha llamado la tención el término "empirismo ingenuo" que ha utilizado en varias ocasiones. ¿Qué quiere decir exactamente?
Gracias
JG

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Pues a mi, todavia no me queda muy claro que es eso del liderazgo. Quizás porque sea una palabra cada día más manida o de moda. Pero , en el fondo, quien nos lidera. Somos lideres nosotros en nuestra medida, etc etc...
Por eso, quizás el liderazgo no sea más que esa transformación que deseamos todos que la componemos todos como colectivo. El liderazgo individual tiende a desaparecer.
Un abrazo.

JLMON dijo...

Hola Fernando
El bueno de Galbraith- una anecdota para Javier - dijó en una ocasión que entre el liderazgo y el personalismo hay un paso de cojo.
Cuidate

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Vamos... que como del amor al odio.
Pues sí. No se me había ocurrido, pero estoy totalmente de acuerdo.
Saludos.

Josep Julián dijo...

Hola José Luis:
Eso de la definición de liderazgo creo que se superará cuando el uso del palabro quede prohibido. Se entiende mejor lo que es cuando no se asocia a líder o liderazgo así que podemos probar a jugar a ese juego que consiste en definir sin nombrar el sustantivo, que seguro que salen cosas majas.
Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...