jueves, 25 de marzo de 2010

KAPUTT


Hoy por hoy, poco o mucho, hasta el anacoreta que vive en una cueva de Gredos desde los tiempos en que la Chelito se buscaba la pulga, todo quisqui conoce lo que ha ocurrido a nivel global con esto que llaman crisis y lo mismo se puede decir de su lectura domestica. Son las ventajas de convertirse en aquello que toca las dichas partes a todo el país.
Otra canción toca el ciego cuando se habla de lo jodido que lo tienen los griegos, pese al yogurt y las islas que podrían vender a precio de saldo del Sepu. Si Paco se desayuna con el titular de que la Merkel, esa señora con pinta de monja reconvertida (la pobre nació en el Este) se ha cabreado un montón y ha soltado eso de hasta aquí llegamos, la cosa pinta de bastos. ¡Estos alemanes son la leche!
Leche lo que se dice leche, la tienen y, por cierto, bastante mejor que la nuestra. Pero lo suyo ya es requesón de Burgos a estas alturas de la jugada. Primero les confunden con ferroviarios por aquello de la locomotora. Después joden al personal con aquello de que si se resfrían los demás pillamos una neumonía de las de antes. Por si fuera poco, se aterrizan en Mallorca y se creen los Colon de Colonia. Por quedarse, se han quedado hasta con los burros de Alcudia, te digo yo.
La canción se la canta cada uno como quiere o puede. A unos les da por el bolero y a otros les suena a saeta desgarradora. A los alemanes, esto de Europa les lleva sonando a camelo desde hace tiempo, sobre todo cuando se miran al espejo y ven a un tonto de Pomerania intentando hacer salchichón con una llave de bujías. Primero les llegaron los “llorones” (adjetivo cariñoso dedicado a los alemanes de la antigua RDA), dale a la maquinita de los marcos que no llegamos y, de paso, aprieta fiscalmente al personal. Después les aterriza esto de la crisis global y se despiertan con ajustes salariales, presión fiscal “racional” y retraso de la edad de jubilación por aquello de total esto son días. Y, finalmente, llegan los de abajo cantando aquello de no tengo un duro primo.
La reflexión de Otto, manipulador autorizado de salchichas de Turingia, no puede ser más transparente: “ Estos tipos se dedican a no pagar un duro de impuestos, viven como Onassis, recogen los fondos comunitarios puntualmente, mienten sobre las cuentas más que una remolacha de Füssenburgo y, cuando les llega la factura se acuerdan de los gilipollas de los alemanes”.
Como decía el bueno de Chejov, que en esto de dramas sabía mucho, cuando en el primer acto aparece una pistola, en el tercer acto se dispara seguro.

6 comentarios:

Astrid dijo...

Los alemanes son europeístas, al menos la gran mayoría de ellos y desde luego en mucha más medida que los franceses, británicos o españoles. El problema es que Alemania lleva financiando a gran parte de Europa (España entre ellos)desde hace mucho tiempo y ya está algo harta. Por otro lado hay factores de interés doméstico que justifican la necesidad de un euro estable para Alemania. El 40 % de su PIB viene de exportaciones y de ellas un 43% son en la eurozona. Por lo tanto, a alemania le interesa mantener y apoyar medidas que ayuden a recuperar la capacidad de compra europea, ya que por otro lado, las propuestas para alentar el consumo interno en Alemania no están funcionando. Incluso se propuso una bajada de impuestos que se ha parado por el rechazo masivo de la población. Sí, lo que os digo, la gente ha rechazado en encuestas una bajada de impuestos porque cree que es pan para hoy y hambre para mañana y que eso comprometará a la larga el estado del bienestar, ya algo tocado en los últimos años.

JLMON dijo...

Hola Astrid
Gracias por el comentario, muy aclarador.
Efectivamente, creo que son los más europeistas con diferencia, pero también los más paganos de largo, incluso cuando los momentos han sido malos para ellos.
Particularmente, aparte de mi parte de familia austriaca, soy bastante germano.
Besos

Fernando López Fernández dijo...

Esto me recuerda, después de leerlo y las aclaraciones de Astrid a "los intereses creados" de Jacinto Benavente y, espero por el bine de todos que tenga un final feliz.

Un abrazo

JLMON dijo...

Más o menos Fernando...
Aunque, la verdad, de los alemanes, sinceramente, hemos abusado todos pelin y con eso de que todavía no se quitan la carga de autoculpabilidad, pues...
Cuidate

Josep Julián dijo...

Sí, parece que todavía andan pagando los gastos de reparación desde la guerra mundial. Pero coincido con Astrid, Alemania no deja de ser el casero que tiene que dar préstamos a sus inquilinos para que le paguen el alquiler.
Un abrazo.

Jaime Izquierdo dijo...

José Luis,

Para mí el mayor problema estriba en que no veo ni un ápice de autocrítica en los países (como el nuestro) que han tirado de Fondos Estructurales a mansalva, pero cuando nos han llegado otros países más al Este que realmente los necesitan más que nosotros (recientemente estuve en Bulgaría, y a fe mía que los necesitan) es cuando nos planteamos si esto de Europa nos conviene o no. En el caso de Mallorca, donde vivo, es sorprendente cómo se critica a los turistas alemanes, como si se supiera vivir de otra cosa.

El modelo europeo de bienestar cada vez parece menos sostenible (personalmente me parece incompatible con la presión que viene de Oriente) aunque a los políticos oportunistas se les llene la boca de leyes que difuminan en el largo plazo las medidas que no se atreven a tomar ahora.

Mientras no fomentemos una mayor cultura del riesgo entre los ciudadanos seguiremos asumiendo costes estructurales para mantener un estado del bienestar que está por encima de nuestras posibilidades. Y todos a funcionarios, que ahí sí que se innova de miedo. Hasta que alguien se harte de pagar, claro.

Muchas gracias por la oportunidad de comentar y un saludo muy cordial,

Jaime

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...